Jean-Paul Belmondo y su esposa, Natty, nos presentan a su hija, Stella

—¿En qué ha cambiado su vida el nacimiento de la pequeña?
—Hemos tenido que reestructurarlo todo: apartamento, costumbres, todo... Pero estamos realmente bien, y más felices que nunca.
—Usted es hija única, ¿cómo reaccionaron sus padres al hacerles abuelos?
—Están locos de alegría. Ellos me decían muchas veces que estaban un poco hartos de ser «abuelos de perros». Les faltaba esto. Lo mismo que a mí.
—¿Cómo piensa educar a su hija?
—Intentaré inculcarle el sentido de los valores, el respeto a los demás... Y no quiero que adquiera los defectos que, en ocasiones, adquieren los hijos únicos (ella, por el momento, es hija única). Seré muy firme en esto.

El flechazo
Jean-Paul Belmondo y su esposa, Natty Tardivel, que fue bailarina de televisión, se conocieron en 1989 durante un partido de tenis en Roland Garros. Fue un flechazo, y a ella no le importó la diferencia de edad. A los trece años —y después de haber sufrido el actor en agosto de 2001 un infarto cerebral, del que consiguió recuperarse — contrajeron matrimonio civil en París, el pasado 29 de diciembre.

La nueva hija de Jean-Paul Belmondo tiene menos edad que sus nietos, Alessandro, Vittorio y Giacomo, los tres hijos de Paul Belmondo, que está casado con una bella italiana, de nombre Luana. El famoso actor francés es, por otra parte, padre de dos hijas, Florence y Patricia, nacidas ambas —al igual que Paul— de su matrimonio con Elodie Constantin, con la que estuvo casado desde 1953 a 1966.

Más sobre: