Nicolas Cage: 'Mis orígenes hacen que me sienta muy a gusto en Venecia'

Un hombre al borde de un ataque de nervios. En eso ha convertido Ridley Scott a Nicolas Cage en la película Matchstick men, presentada ayer fuera de concurso en la Mostra con la ausencia del realizador, que ultima los detalles de Trípoli, que le volverá a reunir con Russell Crowe tras el éxito de Gladiator.

En Matchstick men, Nicolas Cage, interpreta a un delincuente obsesivo y compulsivo que espera algún día dar su golpe definitivo que le retire cuando le cambia la vida al descubrir que tiene una hija adolescente. "Para crear el personaje me acerqué a un amigo en Hollywood que sufre esta enfermedad. Él tiene un tic y entonces le sugerí a Ridley incluir algunos gestos en la película".

r llamó ayer la atención en Venecia, ciudad en la que dice sentirse muy a gusto "debido a mis orígenes", vestido de traje, con brillantes zapatos y rodeado por cinco guardaespaldas. Se mostró encantado con la acogida que ha recibido la película Lost in tralation de su prima, Sofía Coppola, y afirmó que ser padre -tiene un hijo de once años llamado Weston, nacido de su relación con la modelo...- le ha hecho ver las cosas de otra manera. "Ahora me siento más responsable. He dejado de fumar y uso el cinturón de seguridad", comentó entre risas.

Más sobre: