Guillaume Depardieu, detenido por presunta agresión a un admirador

El hijo de Gerard Depardieu, el también actor Guillaume Depardieu, fue detenido la noche del viernes tras haber sufrido un altercado con un hombre, que dijo ser un gran admirador suyo.

Los hechos sucedieron en las inmediaciones del puerto de Trouville, una localidad de Normandía, donde su padre posee una casa. Guillaume, que se encontraba pasando allí el fin de semana, estaba en la terraza de un bar cuando un hombre se le acercó provocando su ira.

Al parecer, Guillaume Depardieu sacó una pistola y según el fiscal de Lisieux, Philippe Peyroux, hubo incluso un disparo al aire, que pudo haber acabado en desgracia de no ser por la actuación de una persona que se encontraba en el lugar de los hechos. "Sólo gracias a esa rápida intervención, el disparo se fue al aire" explicó Peyroux, que aclaró además que "el hombre habló educadamente con el actor y sus preguntas no eran como para provocar reacciones violentas".

Guillaume Depardieu se enfrenta ahora a una acusación de "violencia con arma, posesión ilegal y amenazas". Aunque se encuentra en libertad bajo control judicial tras haber pagado una fianza, el actor deberá comparecer el próximo 9 de septiembre ante el tribunal correccional de Lisieux.

La otra cara de la moneda
Sin embargo, como sucede en todas las historias, hay que conocer las diferentes versiones. Y la del actor dista mucho de la del denunciante. Según el hijo de la estrella del cine francés, todo comenzó minutos antes de que su admirador se le acercara.

Guillaume explicó que cinco individuos le habían agredido en la calle sin que nadie hiciera nada por evitarlo. Con el arma en la mano, el actor, indignado, increpaba a los clientes de la terraza del bar por su pasividad ante lo que acababan de ver, y fue en ese momento cuando apareció su fan. "No vio que yo tenía el arma en la mano derecha, porque él estaba a mi izquierda. Yo estaba en tal estado de shock que no le entendía nada de lo que me decía. Simplemente disparé al aire" aseguró el actor "y el hombre pensó que iba a atacarle a él". Además añadió "considero que estaba en una situación de legítima defensa. Estaba sólo, discapacitado y nadie hizo nada por mí".

Recordemos que Guillaume Depardieu sufrió en el pasado mes de junio la amputación de la pierna derecha tras someterse a 17 intervenciones quirúrgicas a causa de una infección contraída hace siete años en un hospital. Un aparatoso accidente de moto fue el culpable de todos estos años que el actor ha pasado entre médicos y que ha acabado con un desenlace trágico. Precisamente, después de la amputación, el actor anunció su intención de llevar a los médicos a los tribunales y de crear una fundación para ayudar a las víctimas de las enfermedades infecciosas contraídas en hospitales.

Un pasado turbio
Guillaume Depardieu ya contaba con antecedentes penales. Hace diez años pasó nueve meses encarcelado por traficar con heroína y en varias ocasiones ha sido condenado por su conflictiva conducta. La última vez que fue encarcelado fue hace cinco años.

Ahora, sus problemas son de otra naturaleza y tienen más que ver con su situación personal. "No deseo que mi peor enemigo se levante una mañana en mi lugar. Los médicos acabaron con mi carrera y con mi matrimonio".

Más sobre: