60 años de amor en Casablanca

El tiempo pasará (As time goes by) no parece significar nada para una obra maestra por la que no pasa el tiempo y, sin embargo, esta melodía ha calado tan hondo en los corazones de todas las generaciones durante estos 60 años, como el magnífico guión o sus protagonistas. Ahora con motivo de tal conmemoración las familias de Humphrey Bogart y de Ingrid Bergman se han reunido durante la proyección de la película en el Lincoln Center de Nueva York. A la mujer de Bogart, Lauren Bacall, y su hijo Stephen Bogart se unieron las hijas de Bergman, Pia Lindstrom, Isabella Rossellini e Ingrid Rossellini. Todos estuvieron de acuerdo en decir que pese a la química que desprende la cinta, no hubo ningún romance entre la pareja protagonista, así como aseguró Isabella Rossellini: ‘fue muy misterioso, porque ellos no fueron ni siquiera amigos’.

Entre las curiosidades del largometraje destacan el que, por ejemplo, nunca se pudiese rodar un final alternativo. Ingrid Bergman se había cortado la melena para rodar nada más acabar Casablanca ¿Por quién doblan las campanas?, interpretación que le valió una nominación a los Oscars, pero que imposibilitó que pudieran cambiar ninguna de las escenas ya filmadas. Casablanca consiguió tres estatuillas: a la mejor película, al mejor director y al mejor guión. Sin embargo, se quedaron a las puertas de conseguirlo Humphrey Bogart, el mejor dueño que haya podido tener un bar en la historia del cine, y Claude Rains ambos extraordinarios en sus interpretaciones.

Más sobre: