Jude Law y Sadie Frost inician los trámites de divorcio

Jude Law y Sadie Frost eran, para muchos, una de esas parejas felices que el cine había unido. Cinco años de matrimonio (se casaron en septiembre de 1997) y tres hijos en común era el balance de un amor que, hoy por hoy, parece haberse extinguido definitivamente. La actriz y diseñadora, muy escueta y contundente, ha iniciado los trámites de divorcio por el "comportamiento poco razonable" de Jude Law. Con estas declaraciones se inicia un proceso legal complicado y duro, aunque según palabras de la actriz: "Ambos estamos de acuerdo en que el divorcio es el único camino que podemos emprender y queremos que el proceso sea lo menos doloroso posible por el bien de nuestros hijos". Sin embargo, la custodia de Rafferty, siete años, Iris, dos años, y Rudy, nueve meses, puede convertirse en una auténtica batalla campal.

Una pesadilla que se inició en octubre de 2002
Si hasta octubre de 2002 todo parecía brillar en la vida de esta pareja, a partir de ese momento la felicidad pareció trastocarse en amargura. En octubre de 2002, Iris, de dos años, ingirió accidentalmente una pastilla de éxtasis en una fiesta infantil. Al parecer, y aunque fue su madre, Sadie Frost, la que logró que la niña expulsara media pastilla, según diversas fuentes, el actor culpó a Sadie Frost del descuido. En enero de 2003 la actriz ingresó en una clínica de Londres tras un intento de suicidio, provocado por una depresión post parto. Al mismo tiempo, desde diversos tabloides, surgió el rumor de un posible romance entre Jude Law y Nicole Kidman durante el rodaje de Cold Mountain. Ambas estrellas negaron rotundamente las informaciones. No obstante, el matrimonio se resintió por todas estas especulaciones y desde principios de año permanecían separados y con numerosas discusiones de por medio.

Con este paso firme de Sadie Frost hacia el divorcio, a Jude Law no le queda más que demostrar su talento (el actor logró inmensa fama por su interpretación en El talento de Mr. Ripley) y lograr que el proceso sea lo menos doloroso posible para lo que él más quiere: sus hijos.

Más sobre: