Jennifer López y Ben Affleck: ¿Triunfó el amor?

De un sueño de hadas a una auténtica pesadilla. Jennifer López y Ben Affleck, pareja de moda, constatación del amor romántico al más puro estilo de Hollywood, han sufrido el acoso de la prensa, tras las informaciones, desveladas por un tabloide estadounidense, sobre una noche loca del actor. Noche que pudo significar el fin de su relación con Jennifer López, tal como apuntaban todas las noticias y tal como se aseguró en algún medio de comunicación. Sin embargo, parece que la actriz ha decidido olvidar, pasar página, y seguir creyendo en su prometido. Al menos, eso aseguran sus amigos más cercanos. En los últimos días se ha visto a la pareja paseando, cerca de la casa de Jennifer López, en Winnipeg, en actitud muy cariñosa. "No hay duda de que aún se quieren. A pesar de los problemas, está claro que ellos lo han arreglado. Se les ve como una pareja enamorada", aseguran fuentes cercanas.

Los 'Planes de boda' siguen adelante
Si todo lo anterior es cierto, Jennifer López seguirá luciendo su anillo de compromiso, de diamantes y topacios; y muchos serán los que aún esperen la llegada de una invitación de boda que les lleve directamente a Hawai en octubre.
El mal sueño de Jennifer López y Ben Affleck se inició a principios de agosto, cuando una publicación aireaba la noche loca de Ben Affleck en un club nocturno junto a Christian Slater. Después, muchos fueron los que quisieron subirse al carro del escándalo, como Tammy Morris, la mujer que aseguró haber tenido relaciones sexuales con Ben Affleck.

Los amigos apoyan al actor
Han sido numerosas las voces que se han alzado en favor del actor. Muchos amigos se han apresurado a negar las informaciones vertidas en la prensa. La mujer de Christian Slater, Ryan Haddon, aseguró que Ben "se limitó a escuchar música, a dar vueltas, a hablar con gente. Eso es todo". Una mujer que trabaja en el club aseguró: "Ben Affleck bebió agua toda la noche y no se relacionó con las chicas". Jennifer López parece creerles. A ellos y a su prometido. Las aguas pueden volver a su cauce. Y Hawai no queda tan lejos...

Más sobre: