Renée Zellweger ya luce los 'kilos de más' que necesitaba para interpretar a Bridget Jones

by hola.com La estilizada Roxie Hart de Chicago comienza a transformarse en la rellenita Bridget Jones. Y es que, los dos meses que Renée Zellweger lleva alimentándose a base de veinte donuts diarios, pizzas, bocadillos de mantequilla de cacahuete, hamburguesas, helados, batidos y patatas fritas empiezan a dar su fruto.

La actriz luce ya algunos de esos ‘kilitos de más’ que debía ganar para volver a convertirse en el personaje ideado por Helen Fielding tres años después del éxito cosechado con la primera entrega. En su rostro se pueden apreciar las huellas de las cinco mil calorías diarias a base de alimentos ricos en azúcares y grasas que está ingiriendo desde hace dos meses con el fin de aumentar cuatro tallas antes del comienzo del rodaje.

Para El diario de Bridget Jones, Renée, a quien actualmente se relaciona con el músico Jack White, de los White Stripes, ya tuvo que engordar 10 kilogramos y según se publicó entonces, trabajó duramente para perderlos una vez finalizado el rodaje. "Sería tonto que Bridget hablase de su gordura y no estuviese rellenita", afirmó recientemente la actriz en la revista Closer. Aunque lo cierto es que costó meses convencerla, no porque no estuviera de acuerdo con el papel, que al fin y al cabo supuso su espaldarazo definitivo en la gran pantalla, sino porque cuida extremadamente su alimentación. Duras negociaciones y casi 22 millones de euros consiguieron el esperado al nuevo guión.

Más sobre: