El coraje y la lucha incansable de Christopher Reeve por combatir su enfermedad

Christopher, el célebre intérprete de Superman, continúa haciendo esfuerzos por combatir su enfermedad. El actor ha viajado a Israel, acompañado de su hijo Matthew, para investigar sobre el tratamiento existente es este país de lesiones en la médula espinal y, a su vez, solidarizarse con las personas que se encuentran en su misma situación en este país. "Es un honor para mí el estar aquí. Mi visita se centra en buscar la forma de ayudar a seres humanos lo más rápidamente posible y de la forma más segura. Debemos recordar a los científicos que todos los días hay pacientes que esperan", confesó.

Lo más admirable de Christopher Reeve es que nunca pierde la esperanza, su coraje y sus tremendas ganas de vivir superan el terrible mal que padece:"Tengo la esperanza de que ni la política ni la religión interfieran en el progreso. Si esos problemas se resuelven, yo tengo muchas posibilidades de volver a caminar".

Visitó a un joven etiope paraplégico
El actor aprovechó su estancia en Israel para ir a visitar a Elad Wassa, un etíope paralítico de 25 años condenado a vivir en una silla de ruedas tras ser víctima de un atentado suicida en un mercado israelí. El emotivo encuentro entre Reeve y Wassa, que han mantenido el contacto durante estos últimos meses por correspondencia, tuvo lugar en el Instituto Weizmann de la Ciencia. Nada más ver al protagonista de Superman, el joven etíope le dijo: "Eres mi héroe", a lo que el actor respondió: "Este tío es increíble".
También Reeve ha tenido la oportunidad de ir a rezar al Muro de las Lamentaciones de Jerusalén y tiene previsto mantener una reunión con el primer ministro Ariel Sharon.

En 1995 se quedo tetrapléjico al caerse de un caballo, desde entonces no ha cesado su afán de superar la minusvalía que afecta prácticamente a la totalidad de su cuerpo. Durante este último año ha recuperado parte de la movilidad de los dedos de las manos y de los pies. Incluso gracias a una operación de diafragma puede respirar durante varias horas al día sin ventilación asistida.

Más sobre: