El mundo del cine llora la muerte de Bob Hope

Está previsto la celebración de un funeral y tributo público el próximo 27 de agosto

El mundo del cine sigue con su luto perpetuo tras este 'maldito' julio en el que nos han dejado figuras tan destacadas de la gran pantalla como los actores Katharine Hepburn, Gregory Peck o el director de cine John Schlesinger, fallecido hace unos días. Esta semana la inaugurábamos con la triste pérdida de Bob Hope, el legendario rey de la comedia americana, que había cumplido el siglo de vida el pasado 29 de mayo. Casi dos meses después, Hope, el actor cómico más galardonado de la historia -incluido en el libro Guiness de los Récords por esta razón- y el primer civil de Estados Unidos al que se otorgó una condecoración castrense (declarado en 1997 'veterano honorario'), nos decía adiós en su casa de Toluca Lake (California) rodeado de su familia: su mujer, Dolores Reade, sus cuatro hijos y sus cuatro nietos.

Una muerte serena
‘No hubo últimas palabras..., nos dio un beso y eso fue todo’ comentó su hija, Linda durante la rueda de prensa ofrecida para informar de la muerte del actor, a lo que añadió ‘fue una muerte serena y pacífica’. Una vez certificada la defunción, se ofició una breve misa en la habitación del actor con la presencia de sus familiares más cercanos. El sepelio será de carácter privado y familiar, pero está previsto que el próximo 27 de agosto se celebre un funeral público en el que sus fans pueden rendirle homenaje. Mientras, las primeras muestras de admiración y cariño por el actor no se han hecho esperar.

Cientos de fans se acercaron hasta las puertas de la residencia de Hope en California para depositar tarjetas de pésame y flores en honor del hombre que puso una sonrisa a las tropas estadounidenses en sus distintas contiendas fuera de casa. La misma escena se repitió en el Paseo de la Fama de Hollywood donde se depositaron flores en las cuatro estrellas, que el actor tiene en el afamado paseo.

El comediante más rico de la historia
Tampoco han faltado las palabras de admiración y tributo a Hope, (el comediante más rico de la historia, se dice que multiplicó su fortuna inicial gracias al negocio inmobiliario y ahora podría alcanzar la cifra de 200 millones de euros) de numerosas personalidades de Estados Unidos. Este el es caso del presidente George W. Bush quien ayer dedicaba estas palabras al actor: ‘Hope nos hizo reír. Levantó nuestros espíritus, sirvió a nuestra nación. Hoy Estados Unidos ha perdido a un gran ciudadano’; o de Arnold Palmer, compañero habitual en el campo de golf -Hope era una gran golfista aficionado- que comentaba 'Bob se dedicó por entero tanto a entretener y a formar parte del mundo del espectáculo que era difícil convertirse en un íntimo suyo. Dedicó su vida a hacer reír a la gente y era feliz con ello’.

El pésame de la Reina de Inglaterra
En Inglaterra, país de origen del actor, las muestras de cariño también se han sucedido por todo el país. La reina Isabel II de Inglaterra ha enviado un telegrama de condolencia a la familia y la prensa británica asegura hoy en sus páginas que la Reina estaba muy triste tras conocer la noticia del fallecimiento de Hope.

Más sobre: