Antonio y Stella del Carmen acudieron a ver a Melanie, que representa el musical 'Chicago' en Broadway

A Antonio Banderas le ha salido una dura competidora en Broadway, su propia esposa. Y es que, desde el pasado 11 de julio, Melanie Griffith se sube cada noche al escenario del teatro Ambassador en el mítico distrito neoyorquino para meterse en la piel de la asesina Roxie Hart en el musical Chicago, que lleva seis años en cartel y que ha cobrado nueva vida gracias a la llegada de la actriz y al éxito de la versión cinematográfica protagonizada por Renée Zellweger, Catherine Zeta-Jones y Richard Gere.

A pocos pasos del citado local, en la misma dirección, está el teatro Eugene O’Neill donde Antonio debutó con gran éxito el pasado abril en la obra Nine, por la que incluso llegó a estar nominado en la pasada edición de los premios Tony.

Cuando el productor Barry Weissler le propuso a Melanie interpretar a Roxie Hart, esta contestó que no. Sin embargo, el hecho de que Antonio decidiese finalmente convertirse en Guido Contini durante varios meses, lo que le obligaría a trasladarse a Nueva York, le hizo cambiar de idea, ya que de esta manera podrían estar todos juntos. Han sido varias las ocasiones en las que la pareja ha expresado su admiración por la Gran Manzana, en la que afirman sentirse muy a gusto: "Antonio y yo adoramos este lugar y estamos muy bien aquí, me siento como en casa", afirmó recientemente Melanie, quien permanecerá en cartelera hasta el próximo 28 de septiembre.

Y, al igual que sucediera en la noche del gran debut de Antonio sobre las tablas de Broadway, Melanie Griffith también contó con el apoyo de los suyos. La actriz estuvo arropada por su madre, Tippi Hedren, que al finalizar la función se acercó hasta el escenario para felicitarla, de Antonio y de la hija de ambos, Stella del Carmen. Pocos días antes de comenzar las representaciones, Melanie se mostraba encantada con el papel: "Estoy muy emocionada porque voy a trabajar junto a la estupenda Anne Reinking".

Más sobre: