Angelina Jolie: 'Creo que nunca volveré a casarme. No quiero un padre temporal para mi hijo'

La célebre protagonista de Tomb Raider ha roto su silencio. Angelina Jolie ha concedido una entrevista a una cadena televisiva estadounidense en la que confiesa algunos detalles de su vida privada. A sus 28 años, Jolie nos habla de su matrimonio fallido con el cineasta Billy Bob Thornton y de cómo la maternidad le ha cambiado la vida.

Su breve pero intenso matrimonio con Billy Bob Thornton llegó a su fin el pasado verano, meses después de que la actriz adoptara un bebé camboyano, Maddox. Durante los dos años que vivieron juntos, se convirtieron en una de las parejas que más expectación despertaba en Hollywood. Sus extravagancias eran objeto de atención en más de una ocasión, aunque sus apariciones siempre mostraban la felicidad y complicidad de una relación que vivieron intensamente. Durante esos años, se tatuaron en su cuerpo el nombre del otro, usaban joyas que contenían su propia sangre e incluso ella llegó a comprar sus respectivas lápidas. Nada hacía presagiar que su unión iba a acabar en ruptura.

'No somos amigos'
A raíz de su separación, no ha existido ningún tipo de relación entre la pareja: "No somos amigos, es como si hubiésemos cambiado. Nos volvimos personas muy diferentes y ahora yo no sabría de qué hablar con él". Incluso, Angelina Jolie ha querido poner fin definitivamente a su historia de amor borrándose el nombre, Billy Bob, que llevaba tatuado en el brazo. La pareja obtuvo oficialmente el divorcio el pasado mes de mayo citando "diferencias irreconciliables". Sin embargo, ahora que se ha convertido en una mujer soltera, la actriz no quiere oir ni hablar de noviazgos: "Creo que nunca volveré a casarme. No quiero un padre temporal para mi hijo".

En la entrevista, la actriz aseguró que todavía continúa distanciada de su padre, el actor Jon Voight. Recordemos que Angelina se crió en Nueva York junto a su madre, Marcheline Bertrand, y su hermano James, después de que su padre les abandonara. A pesar de que coincidieron en el rodaje de Lara Croft: Tomb Raider, el último reencuentro entre padre e hija fue pasajero, se limitó a un simple "hola y adiós".

Más sobre: