La quinta entrega de Harry Potter bate récords de venta

El nuevo libro de la saga ,que salió a la venta el pasado viernes a la medianoche, era el objeto más deseado por miles de niños y no tan niños, que no dudaron en aguantar largas colas ante las puertas de librerías de medio mundo para evitar quedarse sin él. La escena se repitió desde Londres a Nueva York, de Sydney a Hong Kong. En España, no saldrá la edición en español hasta finales de año.

En el Reino Unido se han vendido, hasta el instate, más de un millón de copias. Lo que ha supuesto en algunos momentos, la media de más de ocho ejemplares despachados por segundo. Pese al gran número de volúmenes pedido por las tiendas de libros, muchas de ellas tuvieron que reponer existencias durante este mismo fin de semana. El supermercado Tesco fue el que más vendió, superando los 300.000 ejemplares en las primeras 24 horas; "El libro ha roto todos nuestros récords de ventas y no hay duda de que será el más vendido que jamás hayamos tenido", manifestó Caroline Ridding, compradora de libros del supermercado.

En Estados Unidos, las cifras son similares y ya hay librerías que temen que los 8,5 millones de ejemplares que se editarán de la nueva entrega del aprendiz de mago, sólo para este país, no sean suficientes.

Los cuatro primeras partes del total de siete que completarán la obra de Harry Potter, vendieron aproximadamente 192 millones en todo el mundo, fueron traducidos al menos a 55 lenguas y distribuidos en más de 200 países. A estas cifras hay que añadir las dos primeras películas, que fueron un gran éxito de taquilla, como se espera que lo sea la tercera, que llegará a los cines el próximo año

La magia de J.K. Rowling vuelve a impregnar su último libro, consiguiendo que millones de niños, estén ávidos por disfrutar leyendo sus más de 700 páginas. Ni siquiera los famosos o sus hijos pueden abstraerse del influjo de Harry Potter, muchos de ellos coincidieron en la fiesta que organizó la librería Waterstone de Londres, como por ejemplo, el escritor Ken Follet, que asistió acompañado por su famia. En palabras del cantante Sting, también presente en el evento, el popular personaje es la última vía de escape para los niños. "Ellos quieren ir a un mundo mejor del que actualmente tienen".

Más sobre: