Kate Hudson, digna heredera de Goldie Hawn: 'Me gusta que me digan que me parezco a mi madre'

by hola.com Dicen los que la conocen, aquellos afortunados que han podido disfrutar de un rodaje a su lado, que Kate Hudson ilumina el espacio por el que cruza. Cuenta con una sonrisa seductora; trabaja incansable y con pasión en aquellos proyectos en los que cree; mantiene los pies en la tierra a pesar de las alabanzas y los proyectos. Y todo sin haberse promocionado como la hija de otra grande: Goldie Hawn.
Lo de Kate Hudson es una relación fatal con el mundo del cine. Y todo, o gran parte, se lo debe a su madre y a su padrino, y para ella padre, Kurt Russell, la pareja de su madre desde que ella tenía tres años de edad (su verdadero padre es el músico Bill Hudson, con quien no mantiene una relación cordial). Estos querían que la niña de sus ojos, esa rubia vivaracha que desde bien pequeña se moría por bailar y cantar, estudiara en la Universidad, a ella le iban más las candilejas y las cámaras.

Conmocionó Hollywood por primera vez con una interpretación excepcional -que le valió una nominación al Oscar en el año 2001- encarnando a la grupie Penny Lane en Casi famosos. Y su última película, la comedia romántica Como perder a un chico en 10 días, en la que interpreta a una columnista que tiene que convencer a un atractivo ejecutivo, Matthew McConaughey, de que se enamore de ella, ha recaudado más de cien millones de euros en las taquillas de Estados Unidos. El filme es un recordatorio de que Kate ha heredado de su madre algo más que el atractivo y radiante aspecto físico, y ha confirmado su estatus como una de las nuevas jóvenes estrellas femeninas más cotizadas de la Meca del cine.
En el descanso del rodaje de su nueva película, la actriz, que acaba de cumplir 24 años, nos habló de los consejos que sus padres le han dado sobre su carrera, de su matrimonio con el músico Chris Robinson, cantante de los Black Crowes -se casaron el 31 de diciembre de 2000- y de las cosas, a veces algo descabelladas, que ha hecho por amor.

¿Mientras estaba rodando Como perder a un chico en diez días tuvo alguna vez el presentimiento de que tendría tanto éxito?
"Nunca se puede esperar que una película sea un éxito. Nunca sabes lo que va a suceder. Lo único que se es que me divertí mucho rodando la película y trabajando con Matthew y con todo el equipo. Nos reíamos muchísimo, así que esperaba que saliese adelante. Más tarde, me senté con uno de mis hermanos en la premiere y se rió muchísimo. Mi hermano siempre ha sido muy sincero y nunca ha tenido en reparo en decirme si algo que he hecho no le parece entretenido (Ríe), así que pensé que aquello era una buena señal.
¿Así que también a los hombres les gusta la película?
"La película muestra lo más romántico de ambas partes, así que los chicos también disfrutan con ella, y eso es divertido. Es una película en la que la gente se puede reír mucho y pasarlo muy bien, así como recordar qué se siente cuando uno está enamorado. Es una comedia romántica, así que no es ninguna sorpresa el que los personajes acaben juntos, pero es simpático darles ánimos a lo largo de ese camino".
Miles de mujeres la envidian por haber trabajado con Matthew McConaughey y seguro que desearían saber si es tan guapo en la vida real como parece en la pantalla...
¡Muy feo no es! Pero ya se sabe, soy una mujer casada y amo a mi marido. Para mí lo mejor fue el sentido del humor de Matthew. Creo que ambos sabíamos que lo importante no éramos nosotros, sino divertirnos trabajando juntos. Mientras estábamos rodando la película nos preocupaba el hecho de causar buena impresión como pareja, de ‘pegar’ como se dice comúnmente. Porque nunca se sabe, uno puede querer al otro mucho, ser los mejores amigos del mundo y la química puede no llegar.

Más sobre: