Keanu Reeves, el protagonista de 'Matrix, se enfrenta a difíciles problemas

by hola.com "LOS ULTIMOS AÑOS HAN SIDO MUY DUROS"
«Los últimos años han sido muy duros —dice el actor —.Supongo que el primer golpe ocurrió cuando mi hermana, Kim,me dijo que tenía leucemia. Me aseguré de quedarme a su lado para ayudarla, porque siempre hemos tenido mucha relación, pero fue muy difícil». Y a ello añade: «En medio de todo esto llegaron algunas noticias buenas, cuando mi novia me dijo que íbamos a ser padres». Por aquel entonces, en otoño de 2000, Keanu salía con Jennifer Syme, una ejecutiva de una compañía discográfica. Pero la felicidad duró poco: una revisión médica posterior reveló que el bebé, a quien iban a llamar Eve, había dejado de moverse. A Jennifer le realizaron un escáner de ultrasonidos y descubrieron que la niña había muerto. La tragedia les causó tanta tensión que se separaron durante dos meses antes de intentarlo de nuevo. Pero entonces la tragedia les volvió a golpear: el coche que Jennifer conducía quedó fuera de control y chocó contra unos coches aparcados en Los Angeles. Murió antes de llegar al hospital. Pero Keanu, que en la vida real parece tan sereno como el sabio Siddhartha, al que dio vida en «El pequeño Buda», no siente resentimiento contra el destino que le ha tocado vivir y muestra un sorprendente carácter apacible a pesar del sufrimiento.

"EL DINERO ES LO ULTIMO QUE NECESITO"
No hay nada que no hiciera por su hermana, Kim, y la semana pasada se supo que la atractiva y generosa estrella cinematográfica iba a donar los beneficios de la serie de ciencia-ficción, alrededor de 25 millones de euros, a los héroes no reconocidos que trabajan detrás de las cámaras: el departamento de efectos especiales y el equipo de vestuario. «El dinero es lo último que necesito»,dice Keanu Reeves, que es un firme budista. «Podría vivir los próximos siglos con lo que ya he ganado». Esta semana tendrá algo menos de dinero, ya que, después de años viviendo en hoteles, ha decidido asentarse y comprar su primera casa, un moderno chalé en Hollywood Hills. La residencia, de unos 5.000 metros cuadrados, fue construida en la década de los ochenta para un coleccionista de arte y ha costado un millón y medio de euros. Tiene tres salones y docenas de habitaciones, techos altos y grandes superficies murales. También posee impresionantes vistas y una fantástica piscina. Es el comienzo de una nueva etapa, esperemos que más feliz, de la vida de este formidable actor.

Más sobre: