Mónica Bellucci, espectacular en Madrid: "Mentiría si dijese que mi físico no me ha ayudado"

Musa de Giuseppe Tornatore en "Malena", Cleopatra en "Astérix", malvada Perséfone en "Matrix Reloaded", el gran éxito comercial del momento, María Magdalena en "Pasión", la película que Mel Gibson ha dirigido en arameo, maestra de ceremonias en la última edición del Festival de Cannes...Mónica Bellucci es sin duda una de las actrices del momento. Su belleza y su físico espectacular, a los que ella resta importancia, son su carta de presentación, pero detrás de sus rasgos raciales, su pelo y sus ojos negros, se esconde una mujer inteligente, luchadora y que siente pasión por la vida. Un día antes de regresar a París, donde vive, la actriz italiana presentó el Madrid su nueva película "Agentes Secretos", parte de cuyo rodaje ha tenido lugar en la capital española. En el filme, una coproducción italo-franco-española en la que trabajan también Sergio Peris Mencheta y Najwa Nirmri, Mónica vuelve a coincidir con su marido, el actor francés Vincent Casell, poniendo así fin a los rumores que hace unos meses apuntaron a la separación de la pareja:

Después de haber cruzado el Atlántico y haber conseguido el éxito en América ¿por qué has vuelto a hacer cine en Europa cuando parece que te va muy bien en Hollywood?
Ante todo soy una actriz europea, es mi cultura, es mi personalidad. Después, América es importante para mí y allí hay también hay películas diferentes como "American Beauty", "Magnolia" o "Matrix", pero al mismo tiempo no estoy dispuesta a decir sí a una película americana sólo por serlo, tengo que encontrar la posibilidad de expresar algo cada vez.
Estás de moda, eres una de las actrices más solicitadas y tu físico es alabado a uno y otro lado ¿tu belleza ha sido una ventaja o un inconveniente a la hora de demostrar tus capacidades interpretativas?
La belleza es un estado de ánimo. Puedes ser guapa, pero no sirve de nada si no lo sientes. Y una se siente guapa cuándo es más querida. Mentiría si dijese que mi físico no me ha ayudado. Comencé en el cine porque Coppola y Dino Risi vieron mis fotos, pero después he trabajado mucho, he hecho cursos de interpretación, de idiomas. Sólo con el físico habría podido hacer una o dos películas, porque para una persona que empieza en la moda es muy difícil ser actriz, son dos cosas totalmente diferentes. Las fotos son estáticas y el cine es movimiento, por eso pocas personas pueden pasar con éxito de un trabajo al otro.
Y ahora sí, es un periodo muy bueno para mí porque tengo la fortuna de trabajar en Italia, en América, en Francia...y de trabajar en películas tan distintas como "Malena", "Asterix" o "Matrix". Lo que me está pasando es una mezcla de oportunidades, suerte y trabajo -aunque para mí no es un trabajo, es una pasión-, pero la suerte es muy importante.
En "Agentes Secretos" vuelves a trabajar con Vincent Cassell, tu marido: ¿Ha aportado más la pareja a la película o la película a la pareja?
Ambas cosas. Aceptamos la película porque era muy interesante tanto para mi como para mi Vincent y era también la oportunidad de volver a trabajar con él. Trabajar con mi marido encanta, me ha ayudado mucho, le considero un gran actor. Y en los rodajes yo le veo como un actor.

Más sobre: