Ornella Muti, Liz Hurley, Meg Ryan y Monica Belluci, estrellas de la brillante clausura del Festival de Cannes

La 56º edición del Festival de Cannes vivió una brillante clausura con la presencia de numerosas estrellas de cine. Ornella Muti, Liz Hurley, Meg Ryan y Monica Bellucci pusieron el broche de oro al gran espectáculo del mundo del celuloide.

El director estadounidense Gus van Sant fue el ganador de la codiciada Palma de Oro 2003 y obtuvo también el galardón al mejor director gracias a su película Elephant. "Durante años, he tratado de llevar una de mis películas al Festival de Cannes y esta vez estoy orgulloso de recibir este premio", señaló Van Sant al recoger el galardón. Todo hace pensar que uno de los grandes favoritos Lars von Trier, con su filme Dogville, cuya protagonista es Nicole Kidman, no figurara en el palmarés por no repetir la Palma de Oro ya ganada por el director danés en el año 2000 con el filme Bailar en la oscuridad.

El gran premio del jurado recayó en la turca Uzac, de Nuri Bilge Ceylan, película que además consiguió el premio a la mejor interpretación masculina, repartido para sus dos actores protagonistas: Muzaffer Ozdemir y Mehmet Emin Toprak. Un premio compartido, que recordó lo mismo que les ocurrió a Alfredo Landa y a Paco Rabal en Los santos inocentes. Dos premios también se llevó la película canadiense Las invasiones bárbaras, de Dennis Arcand, que figuraba como una de las preferidas por la crítica y el público: el de mejor guión y mejor actriz, Marie-Josée Croze.

La gran noche del cine en la Riviera francesa tuvo, además de los premiados, a otros protagonistas que realzaron la gala con su magnífica elegancia. Liz Hurley, acompañada por su actual pareja sentimental, el multimillonario indio Arun Nayar, paseó por la alfombra roja del Palacio de Festivales luciendo un escotado vestido plateado. Con un diseño de Roberto Cavalli, Ornella Muti fue otra de las aclamadas a su llegada al certamen. Meg Ryan, integrante del jurado, y Monica Bellucci, maestra de ceremonias, también aportaron el glamour que siempre ha caracterizado a las estrellas de la gran pantalla.

Más sobre: