La réplica en cera de Jennifer López se ruboriza cuando le hablan

by hola.com Muy cerca de las estatuas de cera de Nicolas Cage, John Travolta, Samuel L. Jackson y Madonna se ha colocado la de la actriz latina más de moda del momento, Jennifer López. La artista de origen puertorriqueño tiene desde esta semana su propia estatua en el museo de cera más prestigioso del mundo, Madame Tussaud de Londres.

Los responsables del centro han vestido a la réplica en cera de Jennifer con una copia del vestido que lució la actriz en el estreno de la película Maid in Manhattan en Los Ángeles. Una réplica casi perfecta del Yves Saint-Laurent largo, de color salmón y gran escote que, además, pronunciaba las generosas formas de la actriz.

Como se sabe, el trasero de Jennifer es una de sus características más admiradas y se ha cuidado que tenga las mismas medidas que el de la actriz. Pero la particularidad más destacada es que la escultura (a la que sus creadores definen como interactiva) se ruboriza cuando le hablan. La estatua lleva incorporados unos micrófonos imperceptibles en el oído y cuando se le habla en ellos las mejillas de la réplica en cera de Jennifer adquieren un ligero tono rosado.

Más sobre: