Roger Moore aparece en público muy restablecido dos días después de implantarle un marcapasos

El famoso actor británico Roger Moore, de setenta y cinco años, que alcanzó fama y popularidad mundial con sus interpretaciones cinematográficas del agente secreto James Bond y la serie de televisión «El Santo» en los años setenta y ochenta, tuvo que ser ingresado de urgencia en el hospital St.Luke ’s-Roosevelt de Nueva York el pasado día 7, tras sufrir un desmayo en el teatro de Broadway donde se encontraba representando la obra «The Play What I Wrote».

Según testigos presenciales, en concreto algunos de los espectadores que estaban contemplando la obra, Roger Moore se sintió mal cuando cantaba y representaba un número de baile. En un momento dado cayó al suelo, luchando por respirar, y uno de sus compañeros en la obra se acercó a él, preguntándole si se encontraba bien. «Creo que me he desmayado»,le respondió.

Poco después bajaron el telón, suspendieron la representación y Roger fue llevado a su camerino. Sin embargo, diez minutos más tarde, el actor, haciendo gala de su extraordinaria profesionalidad, regresó al escenario y continuó la función hasta que concluyó su papel. Pensó que había pasado el susto, pero en realidad no fue así. El médico del teatro, tras examinarle, ordenó su traslado al citado hospital, en Manhattan, donde Roger Moore fue ingresado de urgencia.

Su salida la hizo en una silla de ruedas, llevando una mascarilla de oxígeno para ayudarle a respirar y vistiendo el mismo atuendo que utilizaba en la obra. Una vez en el centro hospitalario fue sometido a distintas pruebas y los doctores, tras diagnosticar el problema cardiorrespiratorio que había padecido, procedieron a implantarle un marcapasos.

Más sobre: