Así es la mansión estilo sureño que Jennifer López y Ben Affleck han comprado en una isla privada

Jennifer López y Ben Affleck parecen haber conseguido la manera de escapar de las miradas indiscretas de los objetivos. Y es que la pareja, cuyas apariciones levantan gran expectación, ha adquirido recientemente un ‘romántico escondite’ lejos del bullicio de la gran ciudad. Se trata de una hacienda de aproximadamente 33 hectáreas situada en una isla privada en la costa de Georgia.

El edificio principal, una réplica de las mansiones típicas de las plantaciones del sur (las plantaciones de arroz y algodón prosperaron en la isla durante los siglos XVIII y XIX ) al estilo de "Los Doce Robles" de la famosa película Lo que el viento se llevó tiene un espectacular pórtico de entrada con vistas panorámicas al mar, un salón lujosamente decorado y una espaciosa cocina de madera, y recibe el nombre de "La casa grande" ("The Big House"). A pocos metros se levanta la casa de invitados, llamada "Oyster House", un edificio de estilo rústico construido en madera y decorada estilo campestre con hamacas, mecedoras y mesas de picnic.

Hampton Island, que así se llama el lugar donde está situada la propiedad, es un prístino santuario rico en bosques, sinuosos ríos y pantanos de agua salada, abundante fauna y rica en historia localizada a poco más de 50 kilómetros al sur de Savannah y unida al continente americano por un magnífico y ancestral puente.

Al parecer Ben Affleck se enamoró de este bonito enclave en 1999,durante el rodaje de la película "La fuerza de la naturaleza" con Sandra Bullock. Y Jennifer, que nació y creció en el Bronx, ha mostrado recientemente en varias ocasiones su interés por todo lo sureño.
La compra de esta nueva mansión (En el año 2001 la cantante y actriz adquirió una casa de 4 millones de euros en Beverly Hills, en Los Ángeles, y hace unas semanas compró con su novio una mansión en Miami Beach valorada en 7 millones de euros, a las que hay que sumar otras propiedades en Los Ángeles y Nueva York) ha alimentado nuevamente la especulación sobre la posibilidad de que esté cerca la fecha de la boda de la pareja, ya que la hacienda sería el lugar perfecto para mantener a salvo su intimidad así como para dar cabida a una gran recepción.

Más sobre: