Brooke Shields, radiante en la recta final de su embarazo

Radiante, feliz y muy guapa. Así apareció Brooke Shields en una gala benéfica en Beverly Hills en la que se recaudaban fondos para la lucha contra el ALS, un desorden neuronal conocido comúnmente como enfermedad de Lou Gehrig. Con un elegante vestido premamá negro, la popular actriz, que ya se encuentra casi en su octavo mes de gestación -está previsto que el bebé nazca en mayo- centró toda la atención de los presentes y compartió risas y conversación otros rostros conocidos que también estuvieron presentes, como Mike Mayers, Salma Blair y Jasón Priestley, conocido por su participación en la serie Sensación de vivir. Tampoco faltaron a la cita Brad Pitt, con pelo largo por exigencias del rodaje de su nueva película, Troy, su esposa, Jennifer Aniston, y Courteney Cox, compañera de reparto de esta última en la telecomedia Friends.

El pasado mes de enero, Brooke Shields confirmaba la feliz noticia de que estaba esperando su primer hijo. "Quedarme embarazada no ha sido fácil", declaró la actriz al rotativo estadounidense New York Post; de hecho, hacía meses que la pareja intentaba sin éxito concebir un hijo. "Habíamos estado esperando y esperando y nos preguntábamos cuándo llegaría el momento".

Brooke conoció a su segundo marido, anteriormente estuvo casada con André Agassi, cuando trabajaba en la serie De repente Susan. Chris era uno de las guionistas de la serie y la actriz la protagonista. Pocos meses después, como prueba de su amor, Brooke se tatuó el nombre de su amado en el tobillo y él le correspondió con un precioso anillo de compromiso durante unas vacaciones en México. Su boda, que se celebró el 4 de abril del pasado año, fue muy íntima y sencilla.

Más sobre: