Primeras fotografías de la nueva hija de Ángela Molina

Nos recibe espléndida y radiante en su casa de Ibiza. Sin duda, la maternidad le sienta bien a Angela Molina, que a sus cuarenta y siete años acaba de ser madre de una preciosa niña, María Isabel, su quinta hija, que ha nacido en la clínica ibicenca de Nuestra Señora del Rosario, asistida por su médico de siempre, Antonio López, y por Clara, la matrona. La pequeña María Isabel nació el 7 de abril y ha pesado al nacer 3,55 kilogramos, midiendo cincuenta y tres centímetros.

Junto a ella, Leon Blakstad, el padre, que mira emocionado a su hija y está pendiente en todo momento de su esposa, aún algo fatigada por el parto, pero llena de felicidad por la llegada al mundo de este nuevo miembro de la familia. Relajada y entrañable como siempre, la actriz nos cuenta todos los pormenores del nacimiento de María:

—El parto —dice — ha sido muy rápido, duró poquísimo tiempo, apenas una media hora. Salí de la clínica por mi propio pie, sin pasar ni siquiera por la habitación. Ha sido mucho mejor de lo que yo esperaba, porque tenía los temores que tenemos los humanos y más las madres a cierta edad. Tenía esa parte de temor, de respeto porque mi hija naciera bien. Si nace bien todo lo demás sobra.

—Aunque siempre hay un riesgo, lo cierto es que la experiencia en eso de dar a luz también ayuda.
—Sí, es fundamental confiar en la Naturaleza, porque el cuerpo, cuando ya tienes más de un hijo, está más preparado para el momento de dar a luz, que es una palabra tan bella, dar a luz a esa nueva persona, traer a la luz ese nuevo ser.
—¿Cómo te sientes, Angela?
—Agradecida. Daré siempre gracias a Dios por tener un hijita tan preciosa, tan sana, tan deseada y soñada. Tener un parto tan bueno al que yo le tenía tanto respeto es algo maravilloso.
—¿Por qué has tenido a tu hija en Ibiza?
—Yo estoy muy tranquila aquí, en el campo, y mi médico, que ya me ha atendido con otros hijos, está en la isla, así que me pareció más sensato estar tranquilos y recibirla aquí.

Más sobre: