¿Crisis en el matrimonio de Julia Roberts y Danni Moder?

"Todo va bien en nuestro matrimonio. Estamos bien" "He escuchado los rumores, estoy al tanto de ellos, pero no son ciertos". Estas son las tajantes palabras con las que al parecer Danny Moder desmentía los últimos rumores entorno a una crisis en su unión con Julia Roberts a la salida de su casa en Venice Beach. Y decimos al parecer porque desde que se casaron el pasado 4 de julio han sido constantes las especulaciones que han rodeado a la pareja que, dada la discreción que mantiene en todo lo relacionado con su vida personal, ha preferido siempre mantenerse al margen; mientras unas hablan de las continuas peleas que protagonizan la estrella de "Erin Brockovich" y su esposo, del enfriamiento de la relación o incluso de la posibilidad de que Danny hubiese estado con otra mujer, otras sin embargo se centran en el deseo de la actriz de ser madre, lo que la habría llevado a visitar un médico especialista en fertilidad en meses pasados, a tomarse un respiro en su carrera después del rodaje de "Mona Lisa Smile" e incluso a cambiar su estilo de vida.

El deseo de ser madre
Y precisamente la obsesión de la actriz por tener un hijo es uno de los argumentos que ha citado una conocida revista estadounidense como motivo principal de la grave crisis que podría estar atravesando el matrimonio, información de la que se han hecho eco numerosos rotativos internacionales . Según dicha publicación Julia y Danny ya han visitado a sus respectivos abogados para comenzar a tramitar el divorcio lo antes posible. "Se han cansado de discutir constantemente. Siempre han afirmado que si no pudiesen seguir adelante con su matrimonio les gustaría ser buenos amigos. Pero hay tanta hostilidad entre ellos que ahora mismo cualquier esperanza de que lo sean queda aún lejos. El matrimonio se desploma y ellos ya han hablado de divorcio", habría afirmado un amigo de la pareja según el cual Danny confío hace algún tiempo a su familia que ya no se llevaban bien entre ellos atribuyendo muchos de sus problemas al estrés provocado por la obsesión su esposa de quedarse embarazada. "Él quiere que todo esto acabe y desea que este matrimonio nunca hubiese tenido lugar. Julia, por su parte, se siente avergonzada de haber vuelto a fracasar en el amor". La gota que colmó el vaso fue, al parecer, que Danny, a quien no le gustan las fiestas y reuniones propias de Hollywood, se negara a acompañar a Julia a la ceremonia de los Oscar el pasado 23 de marzo, donde presentó uno de los premios.

Se dice también que otras causas de discrepancia entre ellos son la antipatía que la familia del cámara de cine siente por la actriz así como la buena relación que mantiene éste con su ex mujer, Vera, con quien rompió su matrimonio de cinco años para casarse con Julia Roberts.

Más sobre: