Entrevista exclusiva con Nicole Kidman: 'Tom Cruise fue el hombre de mi vida. Hoy no sé si me volvería a casar'

EL reciente triunfo de Nicole Kidman en la gran noche de los Oscar, donde obtuvo la estatuilla dorada como mejor actriz por su magnífica interpretación en Las horas, ha situado a la intérprete australiana en la cumbre de las grandes estrellas de Hollywood. Nadie duda a estas alturas que estamos ante una de las mayores actrices de la Meca del cine, y los expertos auguran para ella muchos más días de gloria.
Desde su divorcio de Tom Cruise, hace dos años, Nicole ha ido de un éxito a otro: éxito de taquilla con Los otros, una nominación al Oscar por Moulin Rouge y un Oscar ahora por su interpretación de Virginia Woolf en Las horas. La extraordinaria actriz estrenará también cinco películas próximamente, entre ellas Dogville, de Lars von Trier; el drama Birth, de Jonathan Glazer, en el que está inmersa ahora, y las adaptaciones de Phillip Roth, The Human Stain, y Charles Frazier, Cold Mountain. Y si todo llega a buen puerto rodará también el remake del «thriller» de 1975 The Stepford Wives por 15 millones de dólares, y El señor y la señora Smith, una aventura de acción con Brad Pitt. Ahora, Nicole, de treinta y cinco años de edad, habla de su triunfo en los Oscar, sus proyectos y su increíble vida.

«UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA»
—¿Qué sintió al ganar el Oscar por Las horas?
—Fue un sentimiento muy intenso y también una experiencia maravillosa, aunque no recuerdo ni lo que dije.
—Dijo que quería que su madre se sintiera orgullosa.
—Una de las fuerzas que ha guiado toda mi vida ha sido que mi madre estuviera orgullosa de mí. A veces la he decepcionado, así que esto era muy especial. Y que mi hija estuviera allí también fue especial, pero me olvidé de mi padre en el discurso y no quería hacerlo.
—¿Pensó que iba a ganar?
—No, pero mi hija decía que sí, que iba a ganar.
—¿Qué sintió al estar nominada por segunda vez?
—El año pasado era la primera vez en que estuve nominada para el Oscar, así que me lo pasé muy bien. Me encantó volver a ser seleccionada. No me hubiera importado que hubiera sido para el papel de mejor actriz de reparto o para la categoría principal.
—¿Veía los Oscar de niña?
—Sí; recuerdo sentarme en el salón de nuestra casa, en Sidney, cuando tenía diez años y me parecía una cosa tan lejana... Es surrealista haber estado ahora protagonizando esa noche.
—Este año, «Chicago» ha ganado como mejor película...
—Ello demuestra que Moulin Rouge no fue casualidad, lo cual es fantástico. Me gustaría hacer otro musical.
—Debe de estar contenta de que Las horas recibiera tantas nominaciones, ¿no?
—Sí, pero Meryl (Streep) no fue nominada a mejor actriz, y creo que debería haberlo estado, esa fue mi única decepción.

Más sobre: