Hollywood se fue de fiesta tras la entrega de los Oscar

Tras la entrega de los Oscar no podían faltar las tradicionales fiestas que tienen lugar por diversos lugares de Los Angeles, hasta convertir Hollywood en una gran celebración. Actores y actrices, directores, guionistas…, el mundo del cine se repartió por una ciudad que se había echado a la calle para celebrar la gran noche. Una de las fiestas que más arraigo siempre tienen es la celebrada por Vanity Fair, que es casi punto de reunión obligado de estrellas. Ese ha sido el caso de Farrah Fawcett, la ex «ángel de Charlie », que eligió un original vestido de claro simbolismo patriótico en estos días. Se trataba de un diseño largo cuya cola era la bandera de Estados Unidos. La actriz, actualmente casi retirada por completo de la gran pantalla, compartió mesa y mantel con uno de sus ex maridos, Ryan O’Neal. El otrora matrimonio se mostró muy cordial y afectuoso en todo momento, como puede verse en algunas de las imágenes de este reportaje.

Jennifer López y Ben Affleck, tan enamorados como siempre
Más que afectuosos se mostraron Jennifer López y su novio, Ben Affleck —fue él quien leyó el nombre de Almodóvar en la ceremonia de entrega—, en esta misma fiesta. La pareja demostró una vez más lo enamorada que está, ya que casi toda la velada estuvieron paseando cogidos de la mano, saludando a unos y otros por los salones. Llevaba la actriz unos espectaculares pendientes y un vestido a modo de túnica que resaltaba su belleza. Otra de las fiestas que también tuvieron lugar fue la organizada por los estudios Paramount. Allí pudo verse a Nicole Kidman, feliz por haber conseguido el primer Oscar de su carrera. La actriz, que al final no coincidió con su ex marido, Tom Cruise, en los Oscar, prácticamente no se separó en toda la noche de sus padres, Anthony y Janelle. Quienes tampoco se separaron fueron Kirk Douglas y su esposa, como tampoco su hijo Michael y Catherine Zeta-Jones.

Más sobre: