Nicole Kidman y Adrien Brody, grandes triunfadores de los Oscar

La 75ª edición de los Oscar ha sido, sin duda, una noche inolvidable para Nicole Kidman. Después de que el pasado año la actriz viese como se le escapaba la estatuilla por su trabajo en Moulin Rouge -como recordarán fue para Halle Berry-, y tras su nueva candidatura, en esta ocasión por Las Horas, se ha convertido en la gran triunfadora de la noche. Su estatuilla a la Mejor Actriz es la recompensa de un trabajo bien hecho, el que ha realizado poniéndose en la piel de la escritora Virginia Woolf a las órdenes de Stephen Daldry, un papel para el que se ha sometido a una profunda transformación física -con una prótesis nasal que la hacía prácticamente irreconocible- y moral, como ella misma ha declarado en varias ocasiones, un papel que además estuvo a punto de no aceptar ya que su entonces reciente divorcio con Tom Cruise la sumió en un estado de tristeza que le hizo incluso pensar en abandonar el cine.

Nicole Kidman con su madre Janelle y su hija Isabella
Bellísima y muy elegante con un traje negro de Jean Paul Gaultier, como ya había anunciado que se vestiría en el tradicional almuerzo con el que son agasajados los nominados en el hotel Beverly Hilton, al escuchar su nombre, la actriz se ha abrazado a su madre Janelle, a su lado en el patio de butacas del Kodak Theatre, con la que llegaba de la mano a la ceremonia horas antes, después se ha girado y ha besado a su hija, Isabella. De manos de Denzel Washington, con el que ha protagonizado una divertida anécdota al darle un rápido beso en la boca, el ganador del Oscar al Mejor Actor el pasado año, entre lágrimas, la protagonista de Los otros , ha agradecido el galardón con unas emotivas palabras: "Agradezco mucho este premio. Russell Crowe me dijo que si subía aquí no me pusiera a llorar y ahora resulta que estoy llorando. ¡Lo siento!. Mi madre y mi hija están aquí. Toda la vida he querido que mi madre estuviera orgullosa de mi, ahora también mi hija". Nicole Kidman, también ha recordado los duros momentos que se viven actualmente por el conflicto bélico y ha recordado también a las familias de aquellos que perecieron en los atentados del 11 de septiembre.

Adrien Brody, por la paz
Por su parte, Adrien Brody se ha alzado con el Oscar al Mejor Actor por su trabajo en El pianista de Roman Polanski. El actor, de 30 años, e hijo de una conocida fotógrafa ha materializado su primera candidatura a los premios de Hollywood; precisamente era el único de los cinco candidatos -Michael Caine, Jack Nicholson, Daniel Day-Lewis y Nicolas Cage- que nunca había estado nominado.

Un efusivo abrazo con Halle Berry, vestida con un elegante diseño de Elie Saab, ha precedido su discurso: "Llega un momento en tu vida en lo que todo parece que comienza a tomar sentido y este es uno de ellos. A mi padre y a mi madre por el apoyo, por fomentar mi gratitud, han sido mi fuerza. A Roman Polanski por el papel que me ha dado". El actor ha sido uno de los pocos que no ha querido dejar pasar la oportunidad de hablar del conflicto bélico: "Roguemos todos para que haya una resolución pacífica y rápida. Hagamos un llamamiento al entendimiento de la humanidad".

Más sobre: