Las estrellas no renuncian al 'glamour' a pesar de que no ha habido el tradicional desfile por la alfombra roja

El tradicional paseo por la alfombra roja de los Oscar en el que las estrellas se paraban a hablar con la prensa agolpada a los lados y a saludar a los elegidos seguidores que ocupaban las gradas se ha cambiado este año por una marcha hacia la entrada mucho más sobria en la que, por expreso deseo de muchos de los invitados, se ha intentado rebajar el tono festivo por los acontecimientos marcados por la guerra contra Iraq.
Rodeadas de fuertes medidas de seguridad, los actores y actrices sí han pisado la alfombra roja que se ha desplegado para la ocasión, pero no ha habido el bullicio que otros años suponía el pistoletazo de salida de la ceremonia.

Aún así las estrellas han lucido sus mejores galas para celebrar el 75º cumpleaños de los famosos premios de Hollywood, tal y como han demostrado a su llegada. Bellísima Nicole Kidman, con un vestido negro de Jean Paul Gaultier, Julianne Moore con un traje verde de Yves Saint Laurent Rive Gauche, Halle Berry de Elie Saab, el diseñador que la convirtió en la princesa de la pasada edición de los Oscar, Meryl Streep, una de las actrices que han dudado hasta el último momento de su asistencia, Jennifer Garner, espectacular con un traje azul celeste...

Más sobre: