Jennifer López, juvenil de día y sofisticada de noche

by hola.com Llegó, vio y venció. Jennifer López aterrizó en Madrid en una visita relámpago para promocionar su última película ‘Sucedió en Manhattan’. Tras pasear su belleza por la capital, Jennifer asistió al estreno benéfico de su película, cuyos fondos irán destinados a los afectados por la marea negra del Prestige. Muy sexy, la actriz latina mejor pagada del momento posó para los fotógrafos con la mejor de sus sonrisas.

Con la ausencia de su prometido, Ben Affleck, pero acompañada por su madre, Lupe, y de su guardaespaldas favorito, Bob, hizo su entrada triunfal en los cines Kinépolis de la Ciudad de la Imagen. Curiosamente, esa misma mañana nos deleitaba con un ‘look’ desenfadado, con el pelo rizado, sin embargo por la noche se decantó por un recogido y un trasparente vestido de gasa negro, que dejaba entrever todos sus encantos. Con el ajetreo de su fugaz visita, Jennifer López no se dio cuenta de que llevaba un roto a la altura de la cadera que atrapó toda la atención de los allí presentes. Como recuerdo de su estancia en una de las ciudades con más encanto del mundo, tal y como ella misma declaró, tuvo el detalle de regalar a todos los que habían acudido al estreno un frasco de su fragancia ‘Glow by J.Lo’.

Emocionada por rodar en el Bronx
Tal y como aseguró en una entrevista concedida a la cadena Ser, la película "es un cuanto de hadas, aunque también está basada en la realidad. La protagonista es una chica del Bronx, de raíces puertorriqueñas, como yo", dijo la actriz, que, a su vez, quiso expresar su emoción por haber rodado en el Bronx, el barrio marginal que la vio nacer. Y añadió: "Mi vida ha cambiado mucho, gracias a Dios. He tenido muchas bendiciones, mucho éxito y para eso he trabajado, para seguir teniendo esas oportunidades; pero sigo siendo la misma".

Se cassrá pronto con Ben Affleck
Durante su estancia en la capital, Jennifer López, relacionada sentimentalmente con Ben Affleck, que es considerado uno de los hombres más sexys del momento, ha dejado claro que quiere casarse con el actor, formar una familia e incluso ser la primera dama si Ben, apasionado por la política, si este se convirtiese en el presidente de Estados Unidos. Para concluir, la estrella de Hollywood mostró su rechazo por la guerra: "No quiero la guerra. Vamos a rezar, yo rezo mucho, estudié doce años en una escuela católica".

Más sobre: