Nicole Kidman en Berlín: "Algún día conoceré a mi príncipe azul, alguien que me haga reír"

La esperada aparición de Nicole Kidman en Berlín llenó el prestigioso festival de glamour. Con un vestido rojo que resaltaba su piel de porcelana, su melena rizada y su casi perfecta nariz no podría parecerse menos a la atormentada Virginia Woolf que tan magistralmente interpreta en Las Horas, el segundo largometraje de Stephen Daldry. Pero cuando habla, uno se da cuenta de que el personaje ha calado tan hondo en ella, que no sólo sufrió una transformación física para adaptarse a la fuerte personalidad de la escritora- varias horas diarias de maquillaje, que la actriz no pudo precisar, y una prótesis nasal-, sino mental, algo que ella misma confirmó "Se trataba no sólo de definir mi nariz, sino también mi personaje".

La actriz, que acaba de ganar un Globo de Oro por esta interpretación y que se perfila como una de las favoritas a los Oscar, cuyas nominaciones se conocerán mañana, contó en Berlín -el filme, uno de los 22 en competición, despertó críticas muy favorables- que la película había llegado en un momento muy difícil de su vida, tras su separación de Tom Cruise. "El papel me ayudó a dar un nuevo equilibrio en mis relaciones y llegó en el momento justo en que lo necesitaba", aunque, especificó "no fue una terapia, pero creo que las cosas llegan a tu vida por alguna razón. Los papeles que caen en tus manos en algunos momentos, lo hacen cuando tiene que suceder. Fue una suerte conseguir este personaje en ese momento".

Respecto a las otras dos mujeres de la película, Laura Brown, interpretada por Julianne Moore, y Clarisse Vaugham, interpretada por Meryl Streep, Stephen Daldry, el director, señaló: "Son seres valientes, que sufren luchas terribles al abordar la posibilidad de ser felices y el dilema de hacer felices a los demás". "Los momentos de felicidad suelen ser escasos y hay que saber agarrarlos", añadió Daldry, presente en la rueda de prensa junto a Nicole Kidman y Ed Harris, que interpreta a Richard, un poeta enfermo de sida.

Se negó a hablar de los rumores sobre su relación con Jude Law
Nicole Kidman dejó clara la fascinación que sentía por Virginia Woolf por ser alguien con una poderosa inteligencia pero con una gran debilidad emocional, y confesó haber aprendido mucho de su personaje. "El arte y la vida se entrecruzaron de alguna manera. Me afectó y continúa afectándome emocionalmente". La actriz no quiso contestar a los rumores que apuntan a ella como motivo de ruptura matrimonial de Jude Law y Sadie Frost. Pero, al igual que ha declarado en varias recientes entrevistas, sí dejó claro, que está abierta a enamorarse nuevamente: "Algún día conoceré a mi príncipe azul. Alguien que me haga reír".

Unas sandalias de Manolo Blahnik valoradas en 420 euros
Precisamente a este respecto, la prensa británica acaba de publicar que el actor le envió a Nicole Kidman unas sandalias de Manolo Blahnik valoradas en aproximadamente 420 euros, con una nota que decía "Querida Nicole, estoy encantado de haber trabajado contigo. Te quiero", lo que habría motivado la crisis nerviosa que obligó a ingresar a Sadie Frost en un hospital londinense. Es más, algunos rotativos apuntan a que la pareja, que coincidió en el rodaje de Cold Mountain, se ha visto en secreto en varias ocasiones, una de ellas en Palm Springs y otra tras la entrega de los Globo de Oro el mes pasado.

Más sobre: