La emoción de Manuel Alexandre, Goya de honor

by hola.com Tras la entrega del Goya al mejor actor a Javier Bardem vino uno de los momentos más especiales de la noche: el Goya de honor, que fue entregado por la presidenta de la Academia de las Ciencias y las Artes cinematográficas, Marisa Paredes, y por el director Luis García Berlanga. Este año fue para Manuel Alexandre, que recibió la ovación de todos los presentes en pie y que durante varios minutos le impidió decir una sola palabra.

Recibió la ovación de todo el auditorio
Los gritos de bravo, bravo se sucedieron aún durante varios minutos más antes de que se pidiera el público un poco de silencio para que el emocionado actor pudiera decir unas palabras.

Manuel Alexandre recordó sus inicios en el teatro y la intensa emoción que sintió tras recibir su primer aplauso del público, ‘fue como una magia, de la cual aún no he podido escapar’, a lo que añadió, 'espero que me dejeis seguir disfrutando de esta magia hasta que me muera'.

Un deseo tras 65 años de profesión
El actor muy emocionado también hizo su particular reivindicación contra la guerra diciendo: ‘tras 65 años de profesión sólo tengo un deseo, ojalá la palabra guerra desaparezca de todos los diccionarios del mundo’.

Más sobre: