Michelle Pfeiffer

Michelle Pfeiffer representa la eterna belleza que no riñe con la sutil inteligencia y la profesionalidad. Aquella que empezó paso a paso, discreta, de cajera de supermercado a ser una de las estrellas mejor pagadas de Hollywood, ha dado otra vuelta más de tuerca. Ahora, con La flor del mal encarna a Ingrid, una mujer que mata a su novio cuando éste se dispone a abandonarla. Y ahí, mientras la policía la detiene, se encontraba su hija Astrid.

Todo este laberinto de pasiones nada tiene que ver con la serena calma con la que vive Michelle Pfeiffer, una mujer que ha luchado por preservar su intimidad a capa y espada. Ojos intensos, mirada clara, profesionalidad a raudales y mucho, mucho carisma.

Más sobre: