Entrevista con Antonio Banderas y Melanie en su mansión de Aspen



Pinche aquí-casabanderas

—Volviendo a esos rumores. Recientemente has dicho que, por mucho que lo intenten, no van a conseguir que Melanie y tú os separéis.
—A veces he tenido un arrebato y, con una cierta arrogancia, he dicho eso. Pero ya sabes que una cosa así no la puede asegurar nadie en la vida. Nadie puede decir —y, en consecuencia, yo tampoco — que la vida con su pareja va a ser eterna. Esa es, por desgracia, la realidad de muchos casos que conocemos. La clave de todo, la clave de la vida, está en el balance, en el equilibrio. Y eso es lo que hay que mantener. Yo creo mucho en la relatividad de las cosas. Pero, volviendo al caso concreto, yo quiero decir que llevo veinticinco años en esta profesión, he visto que se han dicho muchas tonterías y llega un momento en que, sinceramente, no te afecta tanto. Pero debo decir que sí, que hubo momentos en que estas cosas me afectaban e incluso me llevaban a agarrar unas depresiones terribles.

Sobre los celos

—¿Y los celos, Antonio?¿Es Melanie tan celosa como se dice? Incluso muchos se lo explican o la justifican diciendo que tú eres un hombre muy guapo, muy atractivo.
—Y yo tengo una mujer muy guapa también. Estamos empatados.
—Claro que también se dice que los celos son la pimienta en una pareja.¿Tú qué crees?
—También tienen, efectivamente, su pimienta. Al menos en la pareja, tal y como la entendemos Melanie y yo, quizá los celos jueguen hasta un papel a la hora de establecer nuestros biorritmos, nuestra relación humana, el cada día. A mí también me da un poquito de «espinita » si ella está rodando en Sidney (como estuvo hace poco)y yo estoy en México (como he estado recientemente).Y es que, por ejemplo, quieres saber quiénes y cómo son los actores con los que está trabajando.
—O sea, que tú también eres celoso.
—Claro. Ese tipo de cosas o situaciones provocan ciertos celos en mí y en ella: en los dos. Y es normal. Pero la cosa nunca llega al drama. Nunca ha pasado de una momentánea tontería, por eso no deberíamos ahora ni comentarlo.

El colegio de Dakota

—Hace unos meses cambiasteis a Dakota de colegio y ahora va a uno católico.¿Por qué?¿Es que Melanie es católica?
—Melanie nació luterana, pero estudió en una escuela católica. En consecuencia, su educación y sus principios son católicos. Por otra parte, siente mucho respeto por laIglesia católica, a pesar de que no fue bautizada en ella. Diría que, en lo que a admiración y respeto se refiere, se siente más próxima al catolicismo que a la Iglesia luterana.
—¿Stella del Carmen, vuestra hija, está bautizada?
—Todavía no. Y te digo una cosa: hemos ido dejando pasar el tiempo y ahora tenemos pensado dejarla crecer y que, en su momento, ella, que va a un colegio católico, tenga una elección propia; es decir, que decida ella cuando tenga uso de razón. La Iglesia católica también admite esa posibilidad. Yo quiero que viva ese proceso con naturalidad y que conozca, por otra parte, mis tradiciones de la Semana Santa de Málaga. Y si le gusta y se engancha, que se haga católica conscientemente.

Habla Melanie

Tras la entrevista con Antonio conversamos brevemente con Melanie, que fue, como siempre, una perfecta anfitriona durante los dos días que estuvimos con la pareja.

—Hace poco has hecho una película en Sidney,¿no?
—Sí. Es una película sobre la vida de Frank Sinatra dirigida por Paul Goldman y en la que doy vida a Barbara Marx, la esposa de «La Voz » en el tiempo en que ella aún no se había casado con él.
—Melanie,¿qué aprendiste de Antonio, tu marido?
—Las cosas más maravillosas de la vida. Tan maravillosas, que no creo poder describir con palabras todo lo que me ha enseñado.

Más sobre: