Catherine Zeta-Jones: “Soy afortunada porque he trabajado duro”

Clases de ballet
Muchos han sido los que se han quedado perplejos al ver la actuación de Catherine Zeta-Jones en la cinta. Sus dotes como bailarina y cantante, de las que hace alarde durante la película, eran un gran secreto para el gran público e incluso para los productores de Chicago, tal y como ella misma reconoce.

Pocos saben, que en Inglaterra, la actriz recibió clases de ballet, canto y arte dramático. Una etapa de su vida que la mujer de Michael Douglas recuerda con mucho cariño: "Yo siempre quería ir a Londres y hacer audiciones. Mis padres me comprendían y me llevaban a clase y a todas las pruebas de selección".

A pesar de su extensa preparación, la guapa galesa reconoce que el primer día de trabajo fue muy duro. "Cuando llegué al plató había un gran número de bailarines profesionales y eso me aterró. ¡Qué estoy haciendo aquí! Estoy demasiado gorda. Me quería demostrar a mí misma que podía bailar, pero al día siguiente no pude andar y tuve que tomarme el día libre", comenta la actriz en la entrevista que ofreció al diario británico Daily Express.

Esposa y madre
Pero la vida no sólo la sonríe en el plano profesional, también en lo personal Catherine Zeta-Jones atraviesa un buen momento. En el próximo mes de marzo la actriz dará a luz a su segundo hijo, un bebé del que aún no saben su sexo, por deseo expreso de Michael y Catherine y que hará las delicias de su hermano Dylan Michael, el otro hijo de la pareja.

Desde que se casaron, el 18 de diciembre de 2000 en Nueva York, tras dos años de convivencia, Michael y Catherine forman una de las parejas más admiradas, queridas y respetadas de Hollywood.

Más sobre: