Liz Hurley emprende una batalla legal por la manutención de su hijo Damian

by hola.com Según parece Liz Hurley podría haber emprendido un proceso legal contra Steve Bing para obligarle a que se ocupe de la manutención de su hijo Damian Charles. Fuentes cercanas a la actriz han confirmado que está muy molesta por la falta de atención del productor y magnate hacia el pequeño, de ocho meses, al que nunca se ha preocupado de conocer a pesar de que la propia actriz ha viajado a Los Ángeles, su lugar de residencia, en varias ocasiones.

Pero el malestar de Liz Hurley se remonta a la época en la que no sólo tuvo que afrontar su maternidad en solitario, sino también hacer frente a todos los rumores y especulaciones que se publicaron por aquel entonces, algunos de los cuales apuntaban a que había quedado embarazada para obtener parte de la vasta fortuna de la familia Bing. El multimillonario es heredero de un imperio valorado en unos 70 mil millones de pesetas, que fue amasado por su abuelo, Leo Bing, e incrementado por su padre, Peter Bing. A esto habría que añadir los 260 millones de pesetas anuales en los que se cifran las ganancias de Steve Bing. Como se recordará, la protagonista de Al diablo con el diablo siempre afirmó que no ella podía mantener a su hijo sin ningún tipo de ayuda, aunque una vez que el productor reconoció su paternidad, se habló de un acuerdo que ambos habrían alcanzado a través de sus abogados.

Steve Bing llegó incluso a viajar a Gran Bretaña para someterse a las pruebas de paternidad, algo que ahora los comentaristas legales ven como una posible y hábil maniobra, ya que esto supone que cualquier proceso se iniciará en el Reino Unido y no en California, donde la legislación favorece a la madre. Si Liz Hurley hubiese llevado el caso de la manutención del bebé a los tribunales estadounidenses, podría haber conseguido un tercio de las ganancias y una gran parte de las propiedades de Steve Bing.

Más sobre: