Ornella Muti, espléndida a los 47 años, inauguró la Mostra de Valencia

La XXIII Mostra de Valencia, que se prolongará hasta el próximo 4 de diciembre, abrió ayer sus puertas con la presencia de numerosas estrellas del panorama cinematográfico, pero especialmente una centró la atención. La actriz italiana Ornella Muti, vestida con un traje negro con transparencias, se convirtió en la gran diva de la gala inaugural, que, presentada por Elsa Pataki, contó con la presencia de José Luis López Vázquez, Concha Velasco, y Bigas Luna, los homenajeados de la presente edición de certamen cinematográfico.

Pocas horas antes de la ceremonia, Orenella Muti, que a sus 47 años, sigue manteniendo la belleza que la hizo famosa, se presentó ante los medios de comunicación. La actriz reconoció ser una privilegiada por haber podido trabajar a las órdenes de directores como Risi o Ferreri y no escatimó elogios hacia Pedro Almodóvar. Afirmó además que estaría encantada de volver a trabajar en nuestro país y dejó claro el por qué no había potenciado su carrera en los Estados Unidos: "Yo no podría llevar una vida como la que llevan los grandes actores norteamericanos. En Italia el cine no es tratado como una industria". Nacida en 1955, Ornella Muti, se convirtió en abuela a los 41 años -aunque ella quiso precisar que se considera una "abuela erótica"-, ya que su hija mayor Naike, que se casó recientemente con el actor de origen marroquí Manou Lubowski tuvo un hijo en 1996, Akash, con Cristian Cetorelli, con el que mantuvo una relación de varios años.

Tampoco faltaron a la cita la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, Aitana Sánchez Gijón, Francesca Neri, Jorge Perrugoria, Carmen Sevilla, María Isbert, Luis García Berlanga o el diseñador Francis Montesinos. Asimismo, el director de la Mostra, Jorge Berlanga, quiso recordar la figura de Juan Antonio Bardem:"Hoy festejamos el recuerdo de Bardem, un luchador infatigable que se enfrentó a su tiempo, buscando cambiar la vida y el cine".

Más sobre: