Pierce Brosnan

by hola.com Vuelve James Bond, o lo que es lo mismo desde hace algunos años, Pierce Brosnan, el último actor que se incorporó a la serie tras Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore y Timothy Dalton. Elegante, atractivo, seductor, Pierce Brosnan, dueño de un destacable sex appeal, encarna al moderno 007, el perfecto espía del siglo XXI. El filme con el que reconquista sus ‘licencia para matar’ y ‘para amar’ llega a las pantallas acompañado por la guapísima Halle Berry en Muere otro día.

La última entrega de la saga está ambientada en la isla de Cuba, pero debido a los problemas que mantiene Estados Unidos con el régimen cubano, una parte de la película se rodó en España, donde se recrearon los ambientes cubanos. S grabaron escenas en La Caleta, que hizo las veces de Malecón de La Habana, en el castillo de San Sebastián, en la torre del Sagrario y en la carretera de Camposoto en San Fernando (Cádiz).

Durante su estancia en tierras gaditanas, Pierce Brosnan se alojó en una casa palacio del siglo XVII de 2 mil metros cuadrados en la que habitó el duque de Wellington en 1812. El actor irlandés prefirió alquilar la magnífica vivienda, que consta de tres plantas y una torre mirador típica de la arquitectura de la zona, y no alojarse en un hotel para mantener así preservada su intimidad familiar durante los diez días que permaneció en España.

Más sobre: