Halle Berry: espectaculares imágenes de la última 'chica Bond'

En 1962, una bellísima Ursula Andress se convertía en el «sex-symbol» de toda una generación tras su aparición en «Agente 007 contra el Doctor No», la primera película de James Bond —papel que interpretó Sean Connery —,a la vez que marcaba el inicio de la larga tradición de «bellezas Bond» que han inundado las pantallas en los últimos ocho lustros. Cuatro décadas después se rinde homenaje a la saga con la vigésima entrega de las aventuras del famoso agente secreto, que lleva por título «Muere otro día» —su estreno mundial está previsto para el 22 de noviembre —, en la que Pierce Brosnan, quinto actor que ha encarnado a James Bond, repite por cuarta vez su papel.

Y precisamente para celebrar el aniversario —los productores han incluido guiños y referencias a varios filmes de la saga —, Halle Berry es la escultural belleza que conquistará al público con su espectacular anatomía en una secuencia que homenajea a aquella que en su día rodara Ursula Andress. Tras barajarse los nombres de Salma Hayek y Saffron Burrows, entre otros, la actriz, de treinta y cuatro años, fue elegida para interpretar a Jinx, nombre que traducido significa «Gafe», la misteriosa agente americana que no sólo ayudará a James Bond, sino que, y siguiendo la tradición, caerá rendida en sus brazos.

Cuarta 'chica Bond' de color
La participación de Halle Berry en la película, cuya producción ha contado con un presupuesto aproximado de ciento veinte millones de euros (unos veinte mil millones de pesetas), añade además una especial carga simbólica, ya que, al poner su belleza al servicio del espía «con licencia para matar», la actriz se ha convertido en la cuarta «chica Bond» de color en cuatro décadas, tras el paso por la saga de Trina Banks en «Diamantes para la eternidad» ((1971), de Gloria Hendry (1973)en «Vive y deja morir» y de Grace Jones en «Panorama para matar» ((1985). Halle Berry, sin embargo, quiere que los «fans» del personaje creado por Iam Fleming no la recuerden por esto: «Me gustaría no pasar a la Historia como la cuarta mujer de color de la serie, sino tan sólo como otra "chica Bond" más. Eso sería una buena noticia», declaraba recientemente.

Más sobre: