Nicole Kidman: “Mi matrimonio con Tom fue real'

Eran una de las parejas más admiradas de Hollywood y sus apariciones públicas convertían cualquier evento en todo un acontecimiento. Se conocieron rodando Días de trueno, adoptaron dos niños, Isabella Jane y Connor Anthony -actualmente tienen 9 y 7 años-, y aparentemente formaban un matrimonio feliz desde que se habían dado el sí quiero el 24 de diciembre de 1990 en Colorado. Pero la noticia de su separación, hecha pública a través de un comunicado en febrero de 2001, sorprendió a muchos. Y, más concretamente a Nicole, para quien la demanda de divorcio interpuesta por el actor tan sólo dos días después de anunciar la ruptura matrimonial supuso una "sorpresa total y devastadora", tal y como reconoció entonces.

‘Tengo una actitud diferente a la de Tom porque no me importan ese tipo de rumores’
Ha pasado un año y medio desde su separación -oficialmente divorciados desde agosto de 2001-, también la guerra iniciada por la pareja en los tribunales llegó a buen término hace tiempo, y ahora Nicole Kidman, que en más de una ocasión ha reconocido haberlo pasado muy mal, abre su corazón de par en par en una entrevista que aparecerá en el número de diciembre de la revista Vanity Fair, ilustrada con un espléndido y provocativo reportaje fotográfico de Mario Testino.

En ella, la protagonista de Moulin Rouge, a la que pronto veremos en The Hours, encarnando a Virginia Wolf, sale al paso de los rumores que rodearon siempre su matrimonio con Tom Cruise y que apuntaban a un montaje: "Mi matrimonio con Tom fue real. Existió porque había dos personas enamoradas. Es así de sencillo". Asimismo, niega tajantemente las especulaciones tanto sobre su supuesta homosexualidad como sobre la de su ex marido: "Se ha dicho que soy lesbiana. No soy de las personas que creen que hay que poner demandas por este tipo de cosas. Tom sí. Tengo una actitud diferente porque no me importan ese tipo de rumores".

‘Estaba apasionadamente enamorada de Tom cuando rompimos’
Más tranquila y serena, los perores momentos ya han pasado y, aunque no especifica los motivos de su divorcio, afirma que: "ahora estoy comenzando a entender. En ese momento no comprendía nada". Como decíamos, Nicole no esperaba que Tom quisiese romper el matrimonio: "Estaba apasionadamente enamorada y cuando rompimos estaba tan enfadada que me tiraba al suelo en posición fetal, llorando".

Más sobre: