Antonio y Melanie, anfitriones de la fiesta del año en Hollywood

Tres estrellas brillaron de forma especial en la tarde noche del pasado 10 de octubre en Hollywood: Penélope Cruz, Melanie Griffith y Esther Cañadas, convertidas en presentadoras de la excepcional fiesta que, bajo el título de ‘Voces de la esperanza’ (Voices of Hope), reunió, en favor de la Fundación Sabera, a trescientas personas, entre las que se encontraban algunos de los rostros más bellos e impactantes de la pantalla, convirtiéndose así el evento en la gran fiesta del año en Los Angeles.

El fin primordial era recaudar fondos para construir una nueva casa de acogida para doscientas niñas de las miles que viven abandonadas en las calles de Calcuta. Y el fin se logró, ya que se vendieron mesas —las más caras a cien mil dólares, las más baratas a diez mil quinientos — por valor de un millón de dólares (aproximadamente un millón de euros), a los que hay que añadir el casi medio millón que se consiguió con la subasta de los trajes que lucían algunas de las famosas. Tras la cena, se presentó el disco que daba nombre a la fiesta (‘Voices of Hope ‘) en el que han participado numerosas estrellas de la música.

En casa de Antonio y Melanie
El evento se celebró bajo una carpa instalada en el jardín de la casa de Antonio Banderas y Melanie Griffith, en Hanckock Park, zona residencial situada al Este de Hollywood, en el Noroeste de Los Angeles. El actor y su esposa actuaron así de anfitriones y abrieron las puertas de su casa a sus numerosos amigos, incluyendo entre éstos a todos los que han querido colaborar con las niñas de Calcuta a través de esta fiesta.

La mañana del evento, Antonio Banderas se encontraba a miles de kilómetros rodando desde las cinco de la mañana Pancho Villa. Finalizada su jornada laboral, tomó un avión privado para regresar a su casa, llegando a ésta unos diez minutos antes de que empezaran a llegar los primeros asistentes a la fiesta.

Más sobre: