La comedia ‘Friends’ y Jennifer Aniston triunfan en la gala de los premios Emmy

Los seis protagonistas de la serie de mayor audiencia de los Estados Unidos no pudieron ocultar su alegría cuando Friends se coronó como la mejor comedia del año en la 54 edición de los premios Emmy. Tras años esperando recibir tal reconocimiento y cuando parece que la serie podría llegar a su fin (ahora comenzará la novena temporada que se rumorea será la última), por fin los chicos de Friends pudieron subir al escenario del Shrine Auditórium de Los Ángeles para recoger el preciado galardón.

Para Jennifer Aniston, que llegó a la gala acompañada de su marido, Brad Pitt, la victoria fue doble: se alzó con el Emmy a la mejor interpretación femenina en una serie de comedia por su papel de Rachel. Sus compañeros de reparto Matthew Perry y Matt LeBlanc, en cambio, no obtuvieron el mismo galardón, en la categoría masculina, a pesar de ser dos de los grandes favoritos. Fue Ray Romano, protagonista en Todo el mundo quiere a Raymond, quien se llevó la estatuilla.

’The West Wing’, gran triunfadora
El drama político ambientado en la Casa Blanca, The West Wing, obtuvo por tercer año consecutivo el premio a la mejor serie dramática, además de los galardones a mejor actriz de su especialidad, para Allison Janney, mejor actor secundario, para John Spencer, y mejor actriz secundaria, para Stockard Channing. Con cuatro Emmy, la serie se convirtió en una de las grandes vencedoras de la velada, a pesar de que Martín Sheen, su protagonista, no ganó el premio al mejor actor, que fue a parar a manos de Michael Chiklis, de la serie The Shield.

Tom Hanks, premiado como productor
Tom Hanks fue otro de los galardonados en la gran noche de la televisión americana, pero esta vez el reconocimiento no le vino por su talento delante de las cámaras, sino por su labor detrás de las mismas. El actor fue premiado por la serie del canal de cable HBO Band of Brothers, producida por él junto a Steven Spielberg, que le valió para ganar el Emmy a la mejor miniserie.

Uno de los momentos más emotivos de la noche estuvo protagonizado por la admirada presentadora de televisión Oprah Winfrey, que no pudo contener las lágrimas cuando recogió el premio humanitario Bob Hope entre elogios y sonoros aplausos.

Más sobre: