Gwyneth Paltrow: 'Aún no he encontrado al hombre de mis sueños'

—Pero los celos y la humillación no son sentimientos que tengan que ver con un lugar o una época.
No soy una persona celosa. Es algo que me resulta muy extraño. No soy del tipo de persona que en- tra en una habitación y se indigna: "¡Oh, mi novio habla con una mujer!". No, es algo que no me importa. Llevo muy bien ese tipo de situaciones.
—Sí,pero la rabia surge cuando uno sabe que le han engañado.
¡Oh!,sí, por supuesto, pero no creo que se trate de celos. Pienso que la rabia surge del hecho de que te han traicionado, pero los celos implican que te obsesionas con una relación que puede existir entre aquel al que amas y los demás. Para mí esto tiene mucho más que ver con la falta de respeto, con el hecho de que una relación entre dos personas no ha sido respetada.
—Sin embargo, muchos hombres deben de tratar de abordarla.
¡Oh!, sí,a veces. Me han abordado, sí, pero nunca lo ha hecho aún el hombre del que haya podido decir: "Sí,es él,el hombre con el que estaba soñando".
—Le debe de gustar vivir en Inglaterra, la gente debe de ser menos agresiva con usted, ¿no?
Vivo en Inglaterra, pero también vivo en Nueva York. Lo gracioso es que en Nueva York salir con alguien es complicadísimo. En Europa es diferente. Conoces a alguien, te haces amiga y un buen día ocurre. Mientras que en Nueva York suele ser más bien: "¡Hola!,¿quieres salir conmigo?". "Sí, me apetece". "Vale, paso a buscarte a las ocho". Es muy formal, lo que, por otro lado, resulta enternecedor.
—¿Y prefiere el método europeo o el estadounidense?
Personalmente prefiero el método europeo, porque considero que tener una cita galante con alguien supone cierta presión, te dices: "¿Será mi futuro marido?". Es demasiada presión. En Europa, las cosas parecen ocurrir con más naturalidad. Tengo unos amigos que viven en Londres y parece que han conocido a alguien, que han seguido viéndose y han terminado saliendo juntos. Y unos meses más tarde alguien te pregunta si tienes novio y te sorprendes respondiéndole: "Sí, al parecer, tengo uno". Es menos formal.
—El veintiocho de septiembre cumplirá treinta años. ¿Siente la presión de casarse y tener hijos?
Pienso en ello, pero no me considero en absoluto preparada para tener una relación de compromiso. No me considero preparada para casarme, para tener hijos. Por diversos motivos, creo que todavía tengo años por delante antes de todo esto.

Más sobre: