Jason Priestley sufre un grave accidente cuando participaba en una carrera automovilística

Jason Priestley, que se hizo famoso a principios de los años noventa por su papel de Brandon Walsh en la serie Sensación de vivir, sufrió ayer un aparatoso accidente automovilístico mientras participaba en los entrenamientos previos a una carrera en Sparta (Kentucky), una de las pruebas finales de la Indy Racing Infiniti Pro Series, que comenzó el pasado mes de julio.

Estable dentro de la gravedad
El coche que conducía el popular actor, quien corría para la escudería Kelly Racing, chocó frontalmente contra un muro a más de 290 km por hora, resultando éste herido de gravedad. Priestley fue trasladado de inmediato al hospital universitario de Lexington, y según comunicó el director de los servicios médicos de la citada competición automovilística, dentro de la gravedad del percance, "su estado es estable y responde al tratamiento al que está siendo sometido". Entre las lesiones, el actor sufre traumatismo craneal, varias fracturas en ambos pies y una fractura en una vértebra que, en un primer momento hizo temer lo peor. Sin embargo, según los facultativos "mueve todas las extremidades y no hay ningún indicio de que la médula espinal haya sido dañada".

La velocidad, su gran pasión
La velocidad es una de las pasiones de Jason Priestley, quien compagina su carrera de actor con su participación en diversas competiciones de este tipo. En 1998 ganó la carrera Grand-Am en el Mid-Ohio Sports Car Course y también ha trabajado como comentarista de deportes para la cadena ABC de la Indy Racing Infiniti Pro Series, que incluye la famosa Indianápolis 500.
Y precisamente este amor por la velocidad le ha traído más de un problema. Y es que, no es la primera vez que sufre un accidente. En 1999 protagonizó un percance cuando conducía ebrio y a gran velocidad y el pasado mes de abril salió ileso de un choque entre dos lanchas motoras cuando participaba en una competición marítima.

Más sobre: