Suenan campanas de boda para Kate Winslet y Sam Mendes

Kate Winslet y Sam Mendes podrían estar pensando en formalizar su relación. Según informa la prensa británica la pareja se ha prometido en secreto después de que el director de American Beauty, se arrodillara ante su novia y le profesara románticamente su amor con un anillo con un diamante antiguo de tres quilates y varios rubíes.
De confirmarse la noticia, ésta pondría fin a los rumores que apuntaban a un distanciamiento de la pareja en las últimas semanas, especulaciones que se vieron fomentadas por la permanencia del director en Los Ángeles, donde estaba rodando su segunda película, Road to perdition, para la que ha contado con un reparto de excepción, con actores de la talla de Tom Hanks y Paul Newman.

Una mansión en el campo
La idea de una posible boda entre ellos se ha visto fomentada también por el hecho de que hayan adquirido una lujosa vivienda en el campo. La pareja ha comprado una histórica mansión inglesa en la zona de Cotswolds, una casa en la que también estaba interesada Elizabeht Hurley, por la que han pagado aproximadamente 5,2 millones de euros (algo más de 874 millones de pesetas); a esto hay que sumar los más de 2 millones de euros que costarán las reparaciones necesarias para acondicionar la vivienda.

La propiedad, situada en la localidad de Church Westcote y vacía desde que murió su último propietario, el artista Raoul Millais, tiene ocho dormitorios e incluye un viejo granero, establos, una casita adicional de dos habitaciones y extensos jardines. Con tiempo y trabajo la casa podría convertirse en el hogar de ensueño de Kate Winslet, que tiene una hija de 20 meses, Mía, fruto de su matrimonio con Jim Threapleton, del que se separó el pasado 3 de septiembre -obteniendo un rápido divorcio- después de tres años.

Más sobre: