John Travolta, un actor de altos vuelos

La gira mundial del actor, su esposa, Kelly Preston, y sus dos hijos, Jett, de diez años, y Ella, de dos, comenzó el pasado día 1 de julio en Los Ángeles rumbo a Auckland (Nueva Zelanda); de allí a Sydney, donde aterrizó ayer. Y sus próximos destinos serán Singapur, Hong Kong, Tokio, Londres, París, Roma, Nueva York, Fracfort, Londres, Nueva York y regresará a Los Ángeles, donde concluirá su vuelta al mundo tras pasar ochenta horas cumpliendo "uno de los mayores sueños de su vida".

Quería llamar a su hija como una compañía aérea
"Volar hace que te vuelques toda tu atención en ello: eres responsable de una máquina que surca el aire a 960 kilómetros por hora. La sensación es estremecedora. Y hay una especie de belleza y arte en ello. Puse a mi hijo mayor el nombre de Jett y quería que mi hija se llamara Quantas, pero a mi mujer le pareció demasiado y no quiso...". Su esposa, Kelly Preston, que confiesa estra casada con el mejor hombre del mundo, afirma: "Me siento más segura cuando pilota él que cuando lo hace un piloto comercial. Volar es un arte y John sabe cómo hacerlo".

Más sobre: