Kate Winslet

by hola.com Un supersticioso hubiese creído que esta vez, por su papel en Iris, sí que se iba a llevar Kate Winslet su Oscar a casa. Dice la sabiduría popular que "a la tercera va la vencida", y Kate Winslet, pese a su juventud, ya ha pasado en dos ocasiones anteriores por este, por qué no, agradable calvario. Primero en 1996 por Sentido y sensibilidad; dos años más tarde por la taquillera Titanic; y este año, de nuevo par, por Iris. Pero no ha podido ser y Kate tuvo que conformarse mientras veía como Jennifer Connelly le 'arrebataba' el permio.

Esta actriz británica se ha abierto un hueco en Hollywood. En los primeros años, su rostro clásico y sus refinadas maneras de decir a la manera de Shakespeare, le valieron múltiples papeles como dama antigua. Ante el miedo a encasillarse con un tipo de papel siempre igual, a lo Ofelia en el filme de Kenneth Branagh Hamlet, optó por probar nuevos registros que demostraran su versatilidad: Holy Smoke o Quills son ejemplos de este esfuerzo por ser, por encima de etiquetas, una actriz todo-terreno.

Más sobre: