Will Smith

Con su papel de boxeador Muhammad Ali, Will Smith se acercó al Olimpo de los candidatos a los Oscar, un lugar al que no se había aproximado hasta la fecha. No consiguió la estatuilla, aunque esta fue a parar a otro afroamericano, Denzel Washington y su desaparición justo en el momento en el que Julia Roberts pronunciaba el nombre del ganador, fue una de las anécdotas más comentadas en Hollywood.

La televisión le hizo famoso y se convirtió en su perfecta rampa de lanzamiento hacia el mundo del celuloide. Sin embargo, hasta el momento no había tenido la oportunidad de demostrar sus dotes interpretativas; la mayoría de sus trabajos en la gran pantalla se habían limitado a películas que bien habían pasado casi desapercibidas, como Made in América, superproducciones comerciales, Independence Day o Enemigo público y algún que otro batacazo, Wild, wild west.

Si bien es cierto que Will Smith ha protagonizado una de las películas de mayor éxito de los últimos años, cuya secuela se espera con gran expectación, Hombres de negro (Men in Black), también lo es que ha conseguido el ansiado reconocimiento profesional gracias al director Michael Mann -autor entre otras de El dilema, con la que Russell Crowe consiguió su primera nominación- y a la elogiada biografía cinematográfica de Cassius Clay, uno de los mejores deportistas que ha dado el siglo XX. Ahora, a ritmo de ring, no de rap, por el que es un reconocido intérprete, Will Smith llega a las pantallas españolas.

Más sobre: