Numerosas fiestas reúnen a las estrellas de los Oscar tras la ceremonia

La bajada del telón del Kodak Theatre una vez finalizada la entrega de los Oscar, una de las más largas de su historia, no supuso el fin de fiesta; muy al contrario y, mientras las preciadas estatuillas reposaban en brazos de sus flamantes nuevos dueños, un año más Hollywood volvió a arder en las clásicas celebraciones post-gala que reúnen a vencedores y vencidos. Como en ocasiones anteriores, este año todo el star system se repartió entre las tradicional fiesta de la famosa revista Vanity Fair que aglutinó a un importante número de rostros conocidos, la organizada por InStyle y las clásicas de las grandes productoras de la meca del cine, como la Dreamworks o Miramax.

Diez mil orquídeas para adornar el Baile del Gobernador
Las fastuosas limusinas que por la tarde habían llevado a las grandes estrellas a Hollywood Boulevard, volvieron a recorrer la ciudad pocas horas después. Primero eso sí, y como manda la tradición de los Oscar, hay que pasarse por el baile del Gobernador -en esta ocasión también estrenaba salón en el mismo complejo comercial en el que se encuentra la nueva sede de los premios-, más compromiso social que otra cosa, pero un acto ineludible para cualquier estrella que se precie. Los 1.500 invitados de la lista descendieron al magnífico Grand Ballroom del Kodak Theatre, adornado con más de 10.000 orquídeas y degustaron las más exclusivas delicias gastronómicas en mesas en las que destacaban las peceras que se habían utilizado para la decoración.

Dos mil botellas de vino y 480 botellas de champán acompañaron 14 mil entremeses y varios kilos de caviar, servidos al son de un orquesta de 30 músicos. Entre los presentes, los ganadores, nominados y varios presentadores de la gala Sydney Poitier, Jim Broadbent, Ron Howard, Denzel Washington, Judi Dench, Ben Kingsley, Russell Crowe, Whoopi Goldberg o Julia Roberts. Halle Berry, quien concedió más de tres horas de entrevistas tras su gran triunfo, consiguió degustar el primer bocado bien avanzada la noche. Muchas de las estrellas presentes en el baile del Gobernador se repartieron más tarde por las distintas fiestas de la ciudad.

Numerosas estrellas en la celebración de Vanity Fair
Punto de encuentro de numerosos astros fue la fiesta de Vanity Fair en Morton’s, un clásico en la noche del año para la meca del cine, que este año se ha visto incrementada las medidas de seguridad.

Hasta el West Hollywood se desplazaron Ron Howard, Paul McCartney y Heather Mills, Sharon Stone y Phil Bronstein, Uma Thurman y Ethan Hawke, Nicole Kidman, Geri Hallywell, Bo Dereck, Kate Beckinsale, Gwyneth Paltrow o Janet Jackson, entre otros.

La fiesta de Elton John
El convite de la publicación In Style, otro de los de prestigio, reunió a lo más granado de Hollywood y, como es habitual, destinó todos los beneficios obtenidos a la Fundación Antisida de Elton John. El cantante británico ejerció de perfecto anfitrión de la fiesta, organizada en el local Moomba a la que asistieron, entre otros, Kevin Spacey, Bob Dylan, Backstreet Boys, Benicio Del Toro, Ricky Martin, Denzel Washington y su mujer Pauletta , Julia Roberts o Sissy Spacek.

Más sobre: