Jacqueline Bisset: 'En vez de mis huellas, me gustaría tener mi corazón en España'

Jacqueline Bisset acudió al III Festival Internacional de Cine de las Palmas para recoger el premio Lady Harimaguada de Honor, que le ha sido otorgado en reconocimiento a su trayectoria profesional.

La actriz británica deslumbro a todos con su belleza y su dulzura, y dejó inmortalizadas sus huellas sobre el pavimento del Paseo de la Fama de la capital de Gran Canaria. En la rueda de prensa posterior al acto, Bisset hizo un repaso de su cinematografía y habló de su amor por España.

"En vez de mis huellas, me gustaría tener mi corazón en España", afirmó la protagonista de Bajo el volcán y La noche americana. La estrella, que adora de los españoles "su espíritu y su frescura", aseguró ser una gran admiradora del cine de nuestro país y confesó haberse quedado impresionada con la interpretación de Francisco Rabal en Goya en Burdeos.

"No me interesa el ‘glamour’"
"Tuve claro que quería ser actriz cuando vi a Jean Morreau en la película La noche, confesó la diva inglesa. "Mi madre era muy intelectual y quería que yo fuera a la Universidad, al igual que mi padre, que no quería que dejara mis estudios. Me decían que en Hollywood no conocería a gente correcta y que las actrices no tenían buenos maridos. Yo siempre les daba la razón, hasta que me enamoré del primer actor con el que trabajé y estuve con él siete años".

Bisset, que aseguró no estar interesada por el ‘glamour’ sino por "la vida real, los amigos, disfrutar de la naturaleza y las cosas sencillas", manifestó su deseo de ponerse a las órdenes de un director español de la talla de Amenábar, Almodóvar o Carlos Saura. "Si creyera que podía hacer un buen trabajo, haría un proyecto de este tipo. Pienso que Nicole Kidman tuvo mucha suerte porque rodar en inglés en un producción española ha sido un caso inusual".

Más sobre: