Alejandro Sanz y Joaquín Cortés, el toque latino en los Grammy

Dos fueron los artistas españoles que se encargaron de mostrar su arte sobre el escenario del Staples Center de Los Ángeles en la entrega de los Grammy. Alejandro Sanz despertó las ovaciones del público asistente a la gala con su interpretación de Quisiera ser, uno de los temas de su álbum multiplatino El alma al aire, junto a las tres atractivas integrantes del grupo Destiny’s Child.

La noche anterior, el artista acudió a la gran fiesta previa a la entrega de los premios, que tuvo lugar en el exclusivo Beverly Hills Hotel.

El duende de Joaquín Cortés y de Alicia Keys
El otro español que conquistó al público y a los millones de telespectadores que siguieron la ceremonia fue Joaquín Cortés. El artista -primer español que actuó, en 1999, en la celebración de los Oscar- bailó a ritmo de tango la versión A Woman´s Worth, de Alicia Keys.

Junto a la cantante neoyorquina, que se alzó con cinco galardones, entre ellos a la mejor canción del año y a la mejor artista revelación, el bailarín protagonizó una de las actuaciones -culminó con un beso- más aplaudidas de la noche. Una velada en la que Alicia Keys se confirmó como el nuevo valor del soul y el R&B.

Más sobre: