Gran noche de estrellas en la entrega de los premios británicos de cine

La intensa e incesante lluvia que cayó sobre Londres no impidió que la ceremonia de los BAFTA, los premios que concede la Academia Británica de Cinematografía, se celebrase anoche en el cine Odeon de Leicester Square con la presencia de innumerables estrellas.
Las inclemencias meteorológicas tampoco frenaron a los cientos de personas que se agolparon en la zona para ver a sus ídolos de cerca. Protegidas con paraguas y chales, y con alguna que otra carrerilla de por medio para evitar el chapuzón, Nicole Kidman, Halle Berry, Renée Zellweger, Kate Winslet, Jennifer Connelly, Annette Bening y Judi Dench, entre muchas otras, capearon el frío y dejaron su estela sobre la alfombra roja. Tampoco faltó la representación masculina: Dustin Hoffman, Harvey Keitel, Robert Altman, Ian McKellen, Jim Broadbent, Warren Beatty -que recibió el premio honorífico por toda su carrera-, Peter Jackson o el imparable Russell Crowe.

'El Señor de los Anillos', gran triufandora
El Señor de los Anillos arrasó en la noche de los oscar británicos al alzarse con cinco premios, entre ellos el de mejor película, mejor director -Peter Jackson- y mejores efectos especiales. Su más directa rival Harry Potter y la piedra filosofal, después de Titánic es la película más vista de la historia, se marchó con las arcas vacías a pesar de tener varias nominaciones. Si como realmente se dice, los Bafta son preámbulo de lo que podría suceder en los Oscar, la adaptación a la gran pantalla del clásico de Tolkien se perfila como la gran ganadora.

Judi Dench se impuso a Nicole Kidman
El premio a la mejor actriz fue para Judi Dench por su impecable interpretación de la escritora Iris Murdoch, víctima de la enfermedad de Alzheimer, en Iris. La veterana actriz británica, nominada al Oscar por el mismo papel, se impuso a Nicole Kidman, que apareció radiante con un sugerente vestido negro de terciopelo, nominada por su interpretación en Los otros, a Sissy Spacek, candidata por In the bedroom, a Renée Zellweger, nominada por El diario de Bridget Jones y a Audrey Tautou, nominada por Amelie.

Russell Crowe y Danielle Spencer, inseparables
El galardón al mejor actor fue para un imparable Russell Crowe por su magistral interpretación de John F. Nash, el genio matemático y premio Nobel en 1994 que, desde muy joven, lucho contra el infierno de la esquizofrenia. El intérprete neocelandés atraviesa uno de sus mejores momentos profesionales -ha cosechado numerosos premios y es uno de los favoritos para alzarse con el Oscar- y personales junto a Danielle Spencer, con la que retomó su relación con Danielle Spencer hace aproximadamente un año, tras su ruptura con Meg Ryan.

"Me encanta mi trabajo, aunque no creo que lo haga tan bien. Pero, por favor, sigan sin compartir mi opinión", comentó el actor al subir al escenario para recoger su distinción.

Por su parte, Jennifer Connelly, su compañera de reparto en Una mente maravillosa, consiguió el galardón a la mejor actriz de reparto. Ambos lograron los mismos reconocimientos en los Globos de Oro.

Amenábar se quedó sin premio
El Bafta al mejor actor de reparto fue para Jim Broadbent por su papel en Moulin Rouge. El filme de Buz Lurhmann consiguió tres estatuillas en total. Curiosamente también estaba nominado como mejor actor por su interpretación en Iris.

El premio a la mejor película extranjera fue para la mexicana Amores perros, ópera prima del director Alejandro González Iñarritu, quien recibió el galardón de manos de Kevin Spacey y lo dedicó a todo México.
La distinción al mejor guión original, al que optaba Alejandro Amenábar por Los otros, recayó finalmente en la francesa Amelie.

Más sobre: