Liz Hurley: 'Tengo tantas curvas como una cortesana de Thomas Hardy'

Desde que supo que estaba esperando su primer hijo, Elizabeth Hurley dejó de seguir la rigurosa dieta que desde hace años cumplía para concederse caprichos que casi tenía olvidados. Como es natural, la figura de Liz, que dará luz a su bebé dentro de tres meses, ha cambiado radicalmente aunque ella, encantada con su nuevo estado, ha firmado un artículo en la revista Elle en el que habla con humor de los cambios que ha experimentado su cuerpo.

"Ahora- dice Liz - soy tan pechugona y tengo tantas curvas como una cortesana y bien podría aparecer en un póster como Super peso".

"He dejado -continúa - los cigarrillos, el alcohol y el café y ahora elijo entre chocolatinas y galletas en su lugar. Para alguien que ha sido cuidadoso durante años a la hora de comer, suena casi surrealista".

La actriz británica se muestra muy feliz y orgullosa y asegura que ya se preocupará después de recuperar su antigua figura: "Ahora es el momento de aparcar las espinacas y el arroz integral. Siento la necesidad de comer galletas y chocolate".

Su guardarropa - en el que nunca faltaban grandes escotes, tacones de vértigo y pantalones ajustados- también ha sufrido un notable cambio pero sin perder el estilo que siempre le ha caracterizado. Liz incluso da algunos consejos a las futuras mamás para no perder la elegancia en los meses de embarazo. Recomienda las faldas y pantalones a la cadera y descarta toda la ropa con cortes a la altura de la cintura.

Más sobre: